Después de una larga espera, por fin nos pudimos reunir presencialmente en un día completo de actividades novedosas y lindos momentos en el que llamamos “Dream Summit”, donde pudimos conocernos y abrazarnos después de casi dos años solo viéndonos a través de una pantalla.  El encuentro valió totalmente el esfuerzo, No importó que algunos viajamos desde muy lejos ya que el anhelo de poder estar compartiendo todos juntos era más grande que un viaje de muchas horas.

Vivimos momentos únicos y sinceramente hasta ese día nunca había sido tan consciente del significado real y profundo de ser voluntaria en una fundación como lo es Africa Dream. El hecho de estar compartiendo vivencias con otras personas que sienten las mismas motivaciones que siento yo como voluntaria, me hace ver que aún quedan humanos sensibles, con la capacidad de conmoverse por las necesidades del otro. El escuchar las experiencias da las personas que estuvieron haciendo su voluntariado me motiva aun más y me incentiva a seguir trabajando para lograr este maravilloso objetivo de vida que es un día viajar a África y aportar desde mi profesión. Quiero seguir soñando y proyectando estas ganas de querer ayudar y de aportar en algo a esta sociedad.

Regresé al sur con el corazón llenito de felicidad y con los mejores recuerdos por los momentos vividos. Alegrías, bailes, risas a carcajadas y hasta algunas lagrimitas de emoción.

Estoy convencida de que esta reunión consolidó nuestro compromiso con la fundación y nuestro compromiso con los proyectos de Chile y África, a su vez fortaleció amistades. Además, hubo un efecto dominó, ya que inspiró a personas así tal cual me inspiré yo. Espero con ansias el próximo encuentro.

Gracias Africa dream.

Paula Metayer. 

Veterinaria, voluntaria Africa Dream