De recibir el Nobel de la Paz a encabezar una guerra civil. Un año después de recibir el Premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed Ali, primer ministro de Etiopía, ve ahora cómo su país se encamina hacia una guerra civil.

De momento ya hay miles de desplazados que buscan refugio en Sudán, el hambre azote el norte del país, se cuentan por decenas según la BBC los fallecidos en diferentes enfrentamientos, y países como Estados Unidos están recomendando a sus ciudadanos que abandonen el país.

Qué está pasando en Etiopía

Se ha declarado el Estado de Emergencia hace apenas unos días. En noviembre de 2020, el presidente Abiy ordenó una ofensiva militar en la región de Tigray, al norte, y prometió que el conflicto se resolvería en unas semanas. Ha pasado un año, y los combates han dejado miles de muertos, desplazado a más de dos millones de personas de sus hogares, según CNN, y ha llegado la hambruna, y todas las desgracias de una guerra civil.

El presidente del país pidió a los ciudadanos, tras declarar el Estado de Emergencia, “que desempeñen su papel en la defensa de las disposiciones de la proclamación, cooperando con los organismos encargados de hacer cumplir la ley para llevar a cabo sus funciones de manera eficiente y brindando la asistencia necesaria”.

El origen del conflicto

Durante décadas, el FLPT había sido un partido dominante en Etiopía, pero las cosas cambiaron en 2018 con la llegada al gobierno de Abiy. Elegido como “líder reformista”, el primer ministro acusó a los funcionarios de anteriores gobiernos de corrupción, y abusar de los derechos humanos, y expulsó del gobierno políticos del FLPT, el Frente de Liberación Popular de Tigray es un partido político de Etiopía, de ideología nacionalista étnica.

No hay solución militar

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, pidió este jueves un “alto el fuego con efecto inmediato” en Etiopía, donde hoy se cumplió un año de la guerra entre el Ejército y los rebeldes del Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT), con miles de muertos y masivas violaciones de derechos humanos.

“La UE reitera que no existe una solución militar y hace un llamamiento a todas las partes en el conflicto a implementar un alto el fuego significativo con efecto inmediato y a entablar negociaciones políticas sin condiciones previas”, dijo Borrell en un comunicado

El alto representante señaló tras un año de guerra “el conflicto en el norte de Etiopía ha empeorado y expandido, creando una devastadora crisis humanitaria y socavando la integridad territorial” y aseguró que la UE está “particularmente preocupada” por la reciente escalada en la región de Amhara y el avance militar del FPLT.

Cuántos desplazados hay

El alto representante exigió también que se garantice el acceso de la ayuda humanitaria a “todos los territorios que necesitan ayuda para evitar una hambruna a gran escala y aliviar el sufrimiento de la población local y los desplazados internos”.

Tras un año de conflicto, miles de personas han muerto, unos dos millones se han visto desplazadas internamente en Tigray y al menos 75.000 etíopes han huido a Sudán, según datos oficiales. Además, casi siete millones de personas afrontan una “crisis de hambre” en el norte de Etiopía por la guerra, según Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

 

Ve la noticia completa en: https://as.com/diarioas/2021/11/05/actualidad/1636118083_263262.html