Cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza

Soy una persona feliz, me gusta la naturaleza, los animales y hacer muchas amistades, ver los amaneceres y atardeceres, disfrutar de un mate compartido, leer y escribir; la música es mi pasión y tocar muchos instrumentos, entre esos el piano y la batería son mis favoritos. 

En mi profesión les cuento que soy docente de Artes Musicales, he enseñado en colegios particulares y liceos municipales de la ciudad de Los Ángeles, también fui conductor de la Orquesta Juvenil Amadeus de la ciudad. Aparte me gusta mucho conocer nuevas culturas, empaparme de la gente y aprender todos los días cosas nuevas.

¿Cuál es tu interés por realizar un voluntariado?

Sentí el llamado hace un año de pertenecer a una fundación para realizar trabajo como voluntario, el hecho de poder colaborar ya sea desde mi profesión como en cualquier otra actividad me llena el alma. Hay tantas cosas por hacer en el mundo que aportar con un granito de arena es lo mínimo que uno puede hacer, sobre todo en este tiempo donde muchos viven desde el egoísmo y solo piensan en su propio bienestar.

¿Por qué optaste por un voluntariado en África?

África es un continente tan pobre, lo que puedes ver en documentales y/o reportajes queda chico a la realidad. Acá desde mi área se que puedo aportar y ayudar en la educación local, ya sea desde las clases de música o inglés hasta computación. Las posibilidades de escolarización en este continente son muy bajas, las niñas desertan la enseñanza secundaria a muy temprana edad, entonces hay un trabajo fuerte que se debe continuar.

¿Qué te motivó de la fundación Africa Dream?

África Dream es una fundación muy sería, desde el primer día que me entreviste con Rodrigo – Director de la fundación – me di cuenta que todo es profesional, se rigen por un calendario para las reuniones, jamás cancelaron una capacitación y siempre se encuentran apoyando a los voluntarios ofreciéndoles desde inducciones hasta talleres en inglés, así, la fundación se encuentra preparando continuamente a los nuevos rostros que asumirán el compromiso de incursionar en tierras africanas. A todo esto, le sumo la calidad de las personas que pertenecen a África Dream, esta es única, gente profesional muy simpática y dispuestos (as) siempre a colaborar.  En resumen, todo esto hace que uno se motive día a día a pertenecer y ponerse la camiseta por la fundación.

¿Qué esperas lograr/aportar?

Quiero empaparme de la cultura en Etiopia, llenarme de sus ritmos y música, porque como docente de Artes Musicales siento que África es un continente tan musical que me conmueve totalmente. Pretendo aportar en mi área de educación, pero también se que apoyaré en las diferentes actividades que me hagan realizar, desde la carpintería, electricidad o preparando comida. Todo lo que haga será un aprendizaje en mi vida.

¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?

Tomar una decisión así es muy difícil, no puedo decir que no, porque debes aprender a soltar y entregarte a vivir una nueva experiencia en tu vida. De todo corazón les digo, no tengan miedo, la fundación les entrega todo el apoyo y soporte necesario para que sea una experiencia única en sus vidas.

Jamás estarán solos (as) porque hay mucha gente atrás que siempre está en constante monitoreo de las actividades que se realizan como voluntario, preocupados de todo, desde los trámites iniciales, como despedirte en el aeropuerto hasta saber donde vas a dormir, lo que comerás y como será el traslado dentro del país. Sinceramente eso se agradece día a día.

¿Qué podrías decirle a los socios y socias de Africa Dream?

Solo agradecer a cada socio (a) de la fundación, su aporte es increíble y necesario para llevar las diferentes actividades que tiene la fundación ya sea en África como dentro del país. Recuerden que con mínimo aporte mensual pueden alimentar a una familia completa en África, y para aquellos (as) que aún no son socios, piensen que solo basta una buena acción para cambiar el mundo.