Marcelo Mosso G.

Co-Fundador Africa Dream

Cuando nació África Dream, ya hace 15 años, vivíamos en un Chile frenético en la búsqueda del progreso y el desarrollo. Eran años en que la sociedad se apreciaba menos colectiva y consciente de la conexión que existe entre todos los seres humanos. Unidos en la idea del propósito, y convencidos que la solidaridad es una intención que no tiene fronteras, formamos este sueño-aventura de una fundación que pudiese enviar voluntarios a África.

Su propósito nunca fue la entrega asistencial, no es la manera en que veo las relaciones, sino que la construcción de puentes, el entendimiento mutuo en que estos voluntarios entregarían conocimiento “tradicional” -educación, salud y de agronomía- para recibir y aprender la gran enseñanza de la vida. Eso es lo que entrega el África de verdad. Un África que sufre y vive, donde aún las aldeas reciben al inmigrante con cantos, y el sonido de los tambores entra sin invitación a acompañar el sueño.

África Dream, partió en forma localizada, en Sichili, Zambia, pero fue ampliando su devenir a otras localidades y países. Hoy busca generar soluciones sustentables en el largo plazo y, mucho más que eso, entregar una experiencia transformadora para sus voluntarios, con el propósito que cualquier acción que emprendan cuando vuelvan a Chile esté, de alguna manera, teñida con ese aprendizaje que jamás podrán olvidar porque ya está instalado para siempre en su memoria.

En un año tan difícil para todos como el que estamos por finalizar, siento que muchas lecciones debemos aprender como seres humanos. La primera de ellas: que nos necesitamos todos. Un virus que partió tan lejos llegó a nosotros en cuestión de semanas para recordarnos que todos dependemos de los demás, que lo que tú haces me impacta, y lo que yo hago, impacta a otros. Eso es lo que inspiró esta Fundación, y es lo que no debemos olvidar: todos nos necesitamos, todos nos interrelacionamos y todos estamos unidos.