Llegué a Africa Dream , por causas totalmente inesperadas en mi vida, luego de haber pasado mi período de jubilación, y sintiendo que aún tenía un tiempo para entregar parte de mi experiencia ,  buena salud, energía y entusiasmo  entre otras.   Conversando una tarde con mi hija ,  imaginando y pensando que otro camino debía iniciar me dice” yo creo que debes hacer un voluntariado “, sin perder de vista tus conocimientos, tus intereses y tú empatía con la naturaleza, los niños y el servicio , te propongo que puedas tomar un destino hacia África, te envío una información que me llegó a mi de una Fundación, revísalo, anímate a preguntar y decide.

Parecía en un primer instante una “locura en grado máximo”, sin embargo, envíe un correo  a la Institución, me contesta muy prontamente  , el  Director Ejecutivo de la Fundación, concertamos una entrevista , y me encuentro con un hombre simpático, empático , muy risueño, atento con quien conversamos extensamente me encantó conocer el programa y algo en especial  la siguiente frase que lo reconozco y lo agradezco con un corazón gigante “ acá no hay restricción de edad si cumple con algunos requisitos y le gusta….” Ustedes comprenderán que yo salí de esa reunión como una joven recién egresada de la universidad y con una oferta de trabajo, posteriormente una reunión con otros voluntarios , muchachos jóvenes, maravillosos, algunos no tan jóvenes y me sentí en rodaje total y absoluto, solo a preparar y cumplir los requisitos, tomar mi maleta y volar a Esuatini, he esperado ese momento ansiosamente , pero, la pandemia todavía me tiene en Chile, pero, participando en la Fundación en reuniones, encuentros, informaciones, etc, a la espera de que llegué el ansiado y amado momento.

Creo en la Fundación y la siento de un grado máximo de solidaridad a todo nivel, estoy segura que personas de “mi tiempo” que la conozcan, estarían emprendiendo el vuelo junto conmigo.

Elizabeth Gabelini Alvarez.