Andrea Sanzana Lobos

La percepción del tiempo cada vez es más rápida, cada día nos vemos más envueltos en el sistema, donde se trabaja la mayor parte del día y de la semana. La exigencia sobrepasa los límites, la gente está menos tolerante y más desconfiada. 

Tras una década como enfermera, trabajando en el área hospitalaria, los 6 últimos años en la unidad de paciente crítico han sido de gran exigencia diaria, lo que me ha permitido desarrollarme profesionalmente, cuidando y ayudando a quienes más lo necesitan.  Frente a estos dos motivos, llega el momento de detenerse y decidir cambiar el rumbo de mi vida, seguir ayudando, pero ahora desde una vereda distinta, siento que es momento de entregar o devolver todo lo que me ha dado la vida a gente que necesita mucho de nosotros, lo que me lleva a decidir por África. Embarcarme en este sueño es un tremendo desafío como persona y profesional, compartir y enriquecerse de otras culturas es impagable, salir de un sistema para entrar en nuevas comunidades con otras costumbres y valores. 

Además, tengo la fortuna de poder compartir este sueño con mi pololo Javier, voluntario de Africa Dream, quien también disfruta de forma desinteresada de ayudar a los más necesitados.

Espero entregar lo mejor de mí, las ganas de servir, enseñar y aprender de otras comunidades africanas me mueven fuertemente, establecer nuevos vínculos desde cerca para conocer en primera persona estos grupos étnicos.