Ignacio Vilches

Director Africa Dream

Se vienen tiempos de importantes decisiones para nuestro país, en donde todos los que formamos esta gran comunidad, decidiremos el camino por el que queremos avanzar. No hay espacio para la individualidad, nadie sobra. La individualidad, o esta falta de ser comunidad, nos llevaron a desconectarnos como individuos y a evitar solucionar los problemas que se presentaban, priorizando el interés particular, y posponiendo soluciones en pos del bien común.

Esto me hace reflexionar que durante mi experiencia, como voluntario en la provincia en Limpopo, en Sudáfrica, note la importancia de la tribu Tsonga del pertenecer a una comunidad, ellos me hicieron sentir parte de su tribu, de su pueblo, comprendiendo, que tanto el hombre como la mujer no pueden vivir aislados, el aislarse implica retroceder, ahora cuando nos reunimos, implica fortalecernos y desarrollarnos. Por lo tanto, mientras más cohesionado sea un país, mejor proyección tendrá para desarrollarse.

Para lograr esto, primero hay que tener un compromiso por el objetivo común, ser perseverantes, y por supuesto, tener respeto por el resto, sin respeto no lograremos avanzar juntos.

Esta gran comunidad, conformada por ciudadanos, diversa pero iguales en derechos, tiene como primer deber hacerse parte de este proceso democrático, prácticamente inédito en la historia de nuestra vida republicana, que es decidir si queremos mantener o volver a redactar una nueva Constitución.

Hay procesos que la Constitución no va a frenar, como es la globalización de la sociedad en todas sus formas, así como la revolución tecnológica. Ambas rompen  barreras que parecían difíciles de traspasar, y han contribuido a democratizar el acceso al conocimiento, pero por otra parte nos expone y nos desafía en otras problemáticas que no estábamos acostumbrados como la inmigración y el surgimiento de las pandemias.

Sea cual sea el resultado de octubre próximo, debemos respetarlo, y sentarnos a escuchar y a dialogar, no será un proceso fácil, pero tenemos que aportar con prudencia y paciencia. No podemos seguir desconectados, tenemos el deber de colaborar en la búsqueda de esta apreciada unidad, en que todos nos sintamos parte de esta gran TRIBU.