Karla Jiménez

Directora Africa Dream

Me gustaría partir esta reflexión tomando las palabras de Nelson Mandela que tenemos estos días en nuestras redes sociales: “Sin lenguaje no se puede entender las esperanzas ni las aspiraciones de la gente”. Hemos pasado estos últimos días por momentos muy difíciles en nuestro país, y hacia ese lado quisiera enfocar el siguiente texto.

En la vida no todo es blanco o negro y creo que siempre deberíamos ponernos en el lugar del otro,  además, nuestras expectativas no siempre son lo que esperamos, y es por eso que quisiera dedicar este mensaje a cada voluntario que quiere ir a trabajar por África, ya que en el momento en que decidí partir, tenía muchos pensamientos en mi mente y realidades que imaginé, pero al final decidí que si quería realmente aportar, debía estar dispuesta a adaptarme a todas las situaciones, y así fue.

Viajé sola a un continente en el cual no sabía con lo que me encontraría, ni cómo sería la gente, los niños y las situaciones que tendría que vivir, y gracias a eso fue por lejos, la mejor experiencia de mi vida. Creo haber tenido la mente lo suficientemente abierta para aceptar y mirar el lado positivo de cada situación, y eso es principalmente lo que podría aconsejarle a cada voluntario que va a ir a África, ya que hay realidades que son mejores de lo que uno espera, pero también otras mucho peor de lo que imaginamos.  Sin embargo, al tomarlo de forma positiva y ver la bondad de cada persona que se cruzó en mi camino, es imposible no agradecer cada enseñanza.

 

Por todo lo anterior,  espero de corazón que cada voluntario, así como cada chileno que hoy está viviendo todo lo que está pasando en nuestro país, tenga la capacidad de respetar, adaptarse, empatizar y ponerse en el lugar del otro antes de tomar una posición, un sentir u opinión. Creo que la mayoría de las personas que están en la calle hoy, así como cada voluntario que quiere ir y está en África, soñamos con un mundo más justo para nosotros y  para las generaciones que vienen.