Blog

África-Conecta

Rodrigo Mercado - Director Ejecutivo Fundación Africa Dream Hola Amigos/as, Como Fundación hemos estado muy atentos y en conexión con…

Read More

Asumiendo Navidad

Rodrigo Mercado Director Ejecutivo Africa Dream Nuestro contexto nacional este año nos permite mirar las fiestas de navidad y año…

Read More

África-Conecta

Rodrigo Mercado – Director Ejecutivo Fundación Africa Dream

Hola Amigos/as,

Como Fundación hemos estado muy atentos y en conexión con Esuatini, Etiopia y Kenia, quienes son parte nuestra a través de los proyectos, que a pesar de la pandemia, éstos siguen ejecutándose, pero también hemos acentuado últimamente nuestros “sueños” y conexión con nuestros voluntarios y partners locales. 

Es que verdaderamente “África cautiva”, y quienes somos parte de la Fundación y del voluntariado en Chile, más de 35 profesionales, hemos asumido diversos roles y compromisos durante esta crisis sanitaria llegando a la firme convicción que ¡sin Chile no hay África! Esta realidad, nos ha impulsado a trascender en diversas áreas que paso a comunicar:

Hemos trabajado gracias al convenio con la Universidad Adolfo Ibáñez , junto a Dominica Gomara, quien se ha encargado de sistematizar un programa para medir el impacto social que la fundación tiene tanto en las aldeas donde hacemos presencia como con nuestros voluntarios.

Nuestro convenio este semestre con la Universidad de Chile nos ha llevado a tener 10 practicantes en áreas muy diversas y con logros sorprendentes que confiamos ir compartiendo poco a poco.

No podemos dejar de mencionar la nueva alianza de este semestre con la Universidad de Las Américas, quienes están en un proyecto de automatización de procesos internos. Son alianzas que agradecemos, y casas de estudios que creen en la labor social en Chile como más allá de las fronteras.

¡Sin Chile no hay África!, esto se ha visto reflejado en los primeros talleres virtuales dictados por nuestros voluntarios, 9 talleres en diversas áreas con más 460 personas inscritas, a nivel nacional como también personas conectadas desde de Bolivia, Argentina, Venezuela y Colombia.  Sumemos los LIVE a través de Instagram, de un alcance inesperado junto a Marcelo Mosso (Director Nacional de Fonasa) y Dominique Lattimore, actriz y modelo, embajadora desde marzo de nuestra Fundación.

Si bien es cierto, la crisis nos ha invitado a seguir conectados con África de la misma forma: África-Conecta igualmente con Chile.

Hambre, malaria y sida, los enemigos de siempre.

Deutsche Welle

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 100.000 personas en África se han contagiado con el nuevo coronavirus. Aunque es probable que el número de casos no detectados sea mayor debido a la falta de pruebas, ya está claro que esta pandemia ha sido menos letal en África que en Europa, por ejemplo.

Hasta este 27 de mayo, en África se han registrado 3100 muertes asociadas a COVID-19. Según los primeros análisis, la tasa de mortalidad relativamente baja puede tener que ver con la estructura demográfica del continente, ya que más del 60% de los africanos son menores de 25 años.

El hambre, el enemigo de siempre

Sin embargo, Reimund Reubelt subraya que entre los daños colaterales del coronavirus no sólo deben incluir las consecuencias de otras enfermedades: “El coronavirus también puede matar por el hambre”, alerta. El presidente de la organización humanitaria “Hoffnungszeichen” advierte en DW: “Vastas regiones de África han estado plagadas de hambre durante décadas. Actualmente, hasta 250 millones de personas están afectadas. Y ahora, un virus se ha añadido al problema, exacerbando la mala situación nutricional”.

Thomas Beckmann, de Diakonie Katastrophenhilfe, una ONG alemana de carácter confesional, tiene un punto de vista similar: “Las medidas contra el coronavirus que han adoptado muchos países han aumentado considerablemente el hambre. Los campos ya no pueden cultivarse debido a las restricciones de la producción”. La situación es particularmente dramática en África Oriental, donde actualmente hay descomunales enjambres de langostas: “La situación alimentaria ya estaba en peligro por esta plaga, y ahora estamos añadiendo la plaga del coronavirus, en otras palabras, una crisis más”, dice el portavoz de Diakonie Katastrophenhilfe, resumiendo la situación.

¿Se duplicará el número de casos de malaria?

“Con o sin el coronavirus, la malaria sigue siendo la mayor causa de muerte en África; especialmente los niños son los más afectados”, dice Javier Macías, un galeno español que ha trabajado como consultor médico en varios países africanos durante más de 30 años, actualmente en Angola. En entrevista con DW, Macías advierte que el doble de personas podría morir de malaria en África este año, si la lucha contra la enfermedad infecciosa se ve obstaculizada por la pandemia del coronavirus.

A finales de abril, la OMS también advirtió de un aumento inminente de las muertes por malaria: Según la OMS, en el peor de los casos se esperan 769.000 muertes por paludismo en el África subsahariana en 2020, el doble que en 2018. A modo de comparación: en el peor de los escenarios, la OMS espera actualmente entre 83.000 y 190.000 muertes directas por COVID-19, si no hay medidas de contención.

El coronavirus frena lucha contra SIDA y tuberculosis

Según Anne Jung, ya hay problemas en la lucha contra la tuberculosis, por ejemplo. Esta enfermedad es tan contagiosa como el coronavirus, y a menudo es mortal: “Debido a la actual pandemia, los tapabocas que son necesarios para tratar a los pacientes de tuberculosis faltan en todas partes de África”, advierte Jung.  La ONG “Stop TB Partnership” advierte que las alteraciones relacionadas con COVID-19 en la atención de la salud en el África subsahariana podrían dar lugar a 6,3 millones de casos adicionales de tuberculosis y a 1,4 millones de muertes más entre 2020 y 2025.

Además, la tuberculosis suele estar asociada al sida, en particular en África. Según la OMS y el ONUSIDA, el tratamiento de los pacientes de sida también está ahora limitado. Debido a que el suministro de medicamentos antirretrovirales ya no puede garantizarse en muchos lugares, más de 500.000 personas adicionales podrían morir este año y el próximo por enfermedades relacionadas con el sida.

 

Puedes leer la nota en: https://www.dw.com/es/hambre-tuberculosis-malaria-y-sida-daños-colaterales-del-coronavirus-en-áfrica/a-53590793

Coronavirus en África: qué hay detrás de la aparente resistencia del continente africano a la pandemia

Desde que se reportó el primer caso en África, el 14 de febrero, medios de comunicación en todo el mundo, expertos, gobiernos y hasta la Organización Mundial de la Salud (ONU) han pronosticado una “catástrofe” en el continente. Aunque expertos advierten que todavía es muy pronto para cantar victoria, el “desastre inminente” que vaticinó John Nkengasong, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África, aún no ha ocurrido.

África es el segundo continente más poblado del mundo con sus 1.200 millones de habitantes.

Pero ¿qué se esconde detrás de la aparente resistencia del continente africano a la pandemia de coronavirus y por qué hay tan pocos casos reportados de covid-19?

Diversidad de enfoques

Algunos expertos argumentan que la explicación a la presunta excepción en la que se ha convertido el continente es que los deficientes sistemas de salud locales no permiten hacer suficientes pruebas y detectar más infecciones por covid-19, debido principalmente a la carencia de recursos. Pero otros aseguran que también influyen otros factores, que van desde elementos demográficos hasta la menor movilidad. Anne Soy, subeditora de BBC África, explica que en realidad en el continente hay una gran variedad de enfoques, pues estamos hablando de 53 naciones que han confirmado la presencia del virus y que han tomado distintas estrategias para hacerle frente.

1. Medidas tomadas a tiempo

Pese a unas pocas excepciones, la mayoría de los países africanos tienen en común que han tomado medidas “más rápido que el resto del mundo”, destaca Soy. “Han sido más decisivos y han tomado medidas drásticas desde muy temprano. Ruanda fue uno de los primeros en implementar un confinamiento cuando tenían menos de 20 casos confirmados. Cerraron la puerta; detuvieron los vuelos internacionales”, precisa.

2. Experiencia con epidemias

Aunque la pandemia de coronavirus es la crisis sanitaria más grave que nuestra generación ha vivido, está lejos de ser la primera. Especialmente en África, un continente que ha enfrentado fuertes epidemias de malaria, tuberculosis, cólera, VIH y ébola. Todas estas enfermedades han cobrado vidas, pero también han obligado a la comunidad científica y médica africana a innovar.La reciente epidemia de ébola que azotó África occidental con mayor intensidad entre 2014 y 2016 causó estragos en países como Guinea, Liberia y Sierra Leona y dejó más de 11.000 muertes.

3. Un continente menos globalizado

Frederique Jacquerioz, experta en salud pública africana del equipo de médicos de medicina tropical y humanitaria del Hospital Universitario de Ginebra, en Suiza, estima que otro factor que puede explicar la resistencia de África a la pandemia es la baja movilidad existente entre los países del continente y el resto del mundo. “Los primeros casos confirmados en África fueron jóvenes, africanos o europeos, que habían viajado, regresaron a África y trajeron el virus con ellos“, le dice la médico a BBC Mundo. En este mundo globalizado, este fue uno de los factores que impulsó la propagación del virus en Europa, donde grupos de jóvenes pasan fines de semana en diferentes ciudades. Quizás en África, en este sentido, haya menos movilidad entre países”

4. ¿Hay un factor demográfico?

La pirámide demográfica africana es otro elemento que puede haber ayudado a que el saldo mortal en la región no sea mayor: África es el continente con la población más joven del mundo. Blanchet apoya esta hipótesis y resalta que “la edad media en África es de 19,7 años, mientras que en Europa es de alrededor de 40 años, por ejemplo”. Si bien Anne Soy reconoce que esta podría ser uno de los factores, previene que aún no hay ningún estudio científico que respalde esta teoría. “Puede que sea una de las ventajas de África, pero al mismo tiempo también tienes una gran población de niños desnutridos, que tienen un sistema inmunológico más débil que el resto de la población, lo cual los hace más vulnerables. ¿Significa esto que tendríamos que ver más niños africanos afectados?”.

 

Puedes encontrar la nota en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52575102

África en tiempos de Pandemia

José Miguel Cárdenas Galli
Neurólogo Infantil

Director África Dream

Hace uno días, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) entregó nuevas cifras sobre COVID-19 en África. Con 88,172 casos confirmados, 33,863 personas recuperadas y 2,834 fallecidos de coronavirus en todo el continente, varios países africanos imponen una serie de medidas de prevención y contención contra la propagación de la pandemia.

Según estos datos, desde el 13 de Mayo, todo el continente registra casos confirmados, siendo el último país en hacerlo Lesotho hace apenas una semana. Sin embargo, apenas a dos meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase oficialmente la pandemia, la mayoría de los países africanos no informan muchos casos y, lo que es más importante, también informan muy pocas muertes. En un continente de 1.300 millones de personas, el 17% de la población mundial, África representa apenas el 1% de la cantidad de infecciones e incluso menos del 1% de las muertes.

Entonces esto plantea la pregunta ¿Por qué? Algunos sugieren que podría estar subinformado; que las pruebas simplemente no se realizan y las personas no reconocen los síntomas. Otros plantean que la demografía ha ayudado. El 60% de las personas que viven en el continente tienen menos de 65 años y sabemos que el nuevo coronavirus afecta desproporcionadamente a los ancianos. Además, algunos países africanos, como Ruanda y Uganda, cerraron temprano y con fuerza. Eso definitivamente habría ayudado, pero muchos otros han tomado muy pocas medidas y hasta ahora han logrado escapar de cualquier aumento masivo de casos. Finalmente hay quienes consideran que la respuesta más probable es que se trate de una cuestión de tiempo. Todavía estamos en las primeras etapas de esta pandemia mundial. La mayor parte de África está menos conectada que Europa o América del Norte, pero el virus, con toda probabilidad, eventualmente se consolidará.

Eso no quiere decir que el coronavirus no esté golpeando fuertemente al continente más pobre del mundo. El Banco Mundial predice que este año se espera que África Subsahariana sufra su primera recesión en 25 años. Si esto se cumple, la pandemia podría empujar a decenas de millones más a la pobreza. La ONU estima que la crisis, que recién comienza, dejará sin acceso a métodos anticonceptivos a 47 millones de mujeres, y el número de hambrientos agudos podría duplicarse este año hasta los 265 millones de personas debido a la rotura de las cadenas de suministro alimentario y otras medidas para evitar la propagación del virus, según el Programa Mundial de Alimentos. En esta misma línea, la OMS advierte que la crisis sanitaria podría afectar la cadena de abastecimiento de vacunas y medicamentos, impactando negativamente en el control de otras enfermedades. La entidad estima que podría duplicarse la letalidad de la tuberculosis y una interrupción en el suministro de terapia antirretroviral para el tratamiento del VIH podría suponer un aumento de 500.000 muertes en la región subsahariana entre 2020 y 2021 por enfermedades vinculadas con esta enfermedad.

Como fundación seguimos de cerca lo que sucede en el continente y en particular en aquellos países donde hemos marcado presencia a lo largo de estos 13 años de historia. En Kenia, la mayoría de las localidades cuenta con una red sanitaria deficiente, no tienen sistema de alcantarillado configurado ni recogida de basuras. Mantener la distancia física está fuera de la realidad diaria. Los alimentos comienzan a escasear y ya comienzan a verse los primeros efectos colaterales de la pandemia. Es por eso que, en conjunto con nuestro partner local en ese país, realizamos una campaña para asegurar el acceso a la alimentación en tres localidades rurales que se han visto particularmente afectadas.

Isidora Sakamoto, voluntaria en Eswatini

Isi, cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza.
Mi nombre es Isidora Sakamoto, soy kinesióloga y me encanta relacionarme y trabajar con niños. Siento que ellos nos entregan muchas más cosas de las que nosotros podemos darle a ellos.
 
¿Cuál es tu interés por realizar un voluntariado?
Siempre me ha gustado hacer voluntariados y sobre todo ahora que soy profesional, ya que  desde la carrera que estudié y otros conocimientos o experiencias de vida podré aportar y aprender al mismo tiempo.
¿Qué te motivó de la fundación Africa Dream?
La buena onda, el ambiente relajado y cercano que hay entre los voluntarios y directivos.
¿Qué esperas lograr/aportar?
Espero poder ayudar desde cualquier ámbito, pero sobretodo como kinesióloga y al mismo tiempo aprender lo máximo de la gente en África.
 
¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?
Que se atrevan, porque siempre va haber alguna excusa o razón para no irse todavía, pero no hay que pensarlo tanto y solo tirarse a la piscina.
 
Isidora, finalmente, ¿Qué podrías decirle a los socios de Africa Dream?

Que gracias a ellos, quizás el día de mañana sea más fácil para otros voluntarios  irse a África y todavía no pueden acceder al viaje, con su aporte y el de muchos otros, la fundación puede enviar más voluntarios y apoyar nuevos proyectos.

Paz Jorquera, voluntaria en Eswatini

Paz, cuéntanos sobre ti y qué te caracteriza
Soy una persona inquieta, que siempre quiere vivir nuevas experiencias. Creo que es importante salir de lo conocido y a veces de lo establecido para aprender de uno mismo. Soy también una persona cariñosa, empática, ordenada y determinada, lo que afortunadamente me ha permitido hacer las cosas que me han motivado, siempre con el apoyo de mi familia y seres queridos.
¿Cuál es tu interés por realizar este voluntariado?
Creo que va muy ligado a mi respuesta anterior, a la motivación por vivir experiencias nuevas, empatizar y ayudar en realidades diferentes a la mía y a tratar de ver el mundo desde perspectivas diferentes también. Hacer un voluntariado lejos del lugar donde uno vive permite eso y un crecimiento personal muy lindo.
 ¿Por qué optaste por un voluntariado en África?
Creo que es difícil imaginar un lugar tan diferente en términos de costumbres y que tenga tantas necesidades, por lo tanto, hacer un voluntariado en África me hace mucho sentido. Apoyar y colaborar donde es tan necesario siempre ha sido un sueño para mi.
¿Qué te motivó de la fundación Africa Dream?
La posibilidad de ayudar en África en una fundación que ya lleva tiempo trabajando en el continente, que probablemente va a continuar y que permite un trabajo más a largo plazo con las comunidades a las que se ayuda. Creo que es importante el enfoque de llevar ayuda profesional, que permita a nosotros como voluntarios enseñar ciertas cosas para que la gente de allá pueda aprender y crecer al mismo tiempo que nosotros, permitiendo no sólo ayuda en el momento, sino que idealmente empoderamiento de la población a la que se le presta ayuda.
¿Qué esperas lograr/aportar?
Colaborar, aprender mientras ayudo y hacer una pequeña diferencia en la calidad de vida de los niños con los que trabajamos.
¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?
Que las experiencias que más miedo dan son las que más te hacen crecer, así que hay que atreverse!!
Paz, finalmente, ¿qué podrías decirle a los socios de Africa Dream?
Muchas gracias por aportar a esta causa!

 

La educación como herramienta de trabajo

José Miguel Cárdenas Galli

Director Africa Dream

La educación es un pilar en todos los países del mundo. A través de la educación, los niveles de alfabetización aumentan y con ello mejoran los indicadores de desarrollo. En este sentido, las ONG cumplen un rol fundamental dado que están dirigidas por personas con habilidades profesionales que pueden ser utilizadas para empoderar al sector en dónde operan.

En África, la mayoría de los gobiernos experimentan altas tasas de escasez de profesionales. Al capacitar a la comunidad, las ONG ayudan a los gobiernos a reducir sus gastos de capacitación o subcontratación de servicios.  Otra forma en que las ONG participan en la promoción de la educación es mediante su presencia en áreas marginadas. Es evidente que en partes remotas de este continente, el acceso a educación, salud y otros servicios especializados es limitado. A través de esta iniciativa las ONG contribuyen en gran medida a mejorar los indicadores de desarrollo. Cuando los niños tienen acceso a educación y salud de calidad, compiten favorablemente con otros por los espacios en educación superior y por oportunidades de trabajo, que son limitadas ayudando así a cerrar la brecha entre ricos y pobres. Además, las ONG promueven un trabajo basado en un análisis objetivo. Para comprenden las necesidades del sector dónde se van a instalar y los recursos necesarios para ello, se necesita de una investigación exhaustiva. Al hacerlo, se identifican problemas que no necesariamente habían sido identificados previamente y se proponen soluciones que impactan positivamente a nivel local..

Como fundación tenemos un profundo compromiso con la igualdad y buscamos mejorar las oportunidades de las personas que integran la comunidades dónde trabajamos. Es por todo esto que Africa Dream envía profesionales que montan proyectos dónde la educación dirigida a la sociedad civil es un elemento central puesto que le otorga sustentabilidad a nuestro trabajo permitiendo mejorar las brechas que contribuyen a la desigualdad.  Tu apoyo es fundamental para lograrlo

Francisca Lechuga, voluntaria en Eswatini

Fran, cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza
Mi nombre es Francisca Lechuga, tengo 24 años y soy Educadora de párvulos. Creo que me caracterizo por ser una persona proactiva, que lucha por sus ideales y creencias. Me encantan los animales, la naturaleza y todo lo que implique actividades al aire libre.
¿Cuál es tu interés por realizar un voluntariado?
Poder aportar, desde mi capital cultural y profesional a personas que se ven enfrentadas a altos niveles de desigualdad. Mi idea es entregar lo mejor de mi, basando mis interacciones y pedagogía en un clima positivo para generar relaciones interpersonales de calidad. Está demostrado, el impacto que tiene de la emocionalidad en el aprendizaje y en la forma de afrontar la vida, por lo que a mi parecer, el amor y respeto hacia el otro es algo que debe ser educado (y entregado) desde los primeros años de vida.
Además, me encantaría conocer las miradas y entendimientos del mundo desde otras culturas, generando así, aprendizajes recíprocos en este intercambio.
¿Por qué optaste por un voluntariado en África?
Siempre he escuchado que las condiciones de vida en el continente Africano, no son las más favorables. Mujeres y niños/as, se encuentran entre los grupos de personas más olvidados y desfavorecidos al momento de resguardar sus derechos humanos. Me llama enormemente la atención que la desigualdad e injusticias estén marcadas por el lugar donde nacemos. Es por esto, que nace en mi el deseo de aportar a esta situación desde mis posibilidades y vocación.
¿Qué te motivó de la fundación Africa Dream?
Que es una fundación simple y comprometida con su labor y voluntarios. Se preocupan de generar un clima positivo y amistoso entre las personas, además de cada detalle del proceso.
¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?
Que lo hagan, que se atrevan a vivir la experiencia y a soltar, por que de eso se trata la vida, de soltar para dar paso a nuevas oportunidades y experiencias.
¿Qué podrías decirle a los socios de Africa Dream?
Que sin ellos/as todo esto no sería posible, que gracias a sus aportes los voluntarios podemos realizar una experiencias plena. Muchísimas gracias, ya que su forma de colaborar es muy valorable.

Magdalena Aracena, voluntaria en Eswatini

Magda, cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza

Mi nombre es Magdalena Aracena  , nací en la ciudad de La Serena   y  Santiaguina por adopción . Soy Profesora de Inglés  por más de diez  años , trabajando con niños , adolescentes y adultos en diferentes áreas de la educación  .  Mi interés por ser parte de un  proyecto en  África nació hace un par de años atrás , pero las circunstancias de la vida son diversas , hasta que finalmente conocí esta fundación chilena y hoy en día   soy parte del  grupo de voluntarios que la conforman .Personalmente me caracteriza mi gran pasión por  vivir  , el conocimiento de  diversas culturas y un gran amor por la naturaleza .

¿Cuál es tu interés por realizar un voluntariado y por qué optaste por un voluntariado en África?

Creo que  mi  principal interés  , es  la necesidad de ser un aporte a la sociedad  . Y opté por participar en este  voluntariado   , porque siento que  mi interés  por la educación y las  relaciones  humanas  pueden ser de algún modo un apoyo para nuestros hermanos en África.

¿Qué te motivó de la fundación África Dream?

Además de ser una fundación chilena , pienso que compartimos los mismos ideales y la misión que  proyecta  me hace sentir parte de una comunidad  global que  coopera y  favorece  a muchas personas en Chile y en  África   .

¿Qué esperas lograr/aportar ?

Contribuir a la sociedad profesionalmente  y personalmente  de  la mejor forma  posible  y posteriormente transmitir esta valiosa experiencia    en mi país.

¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?

Que se atrevan a participar de esta linda labor , que sin lugar a dudas será un enriquecedor aprendizaje para la vida  presente y futura .

Magda, ¿Qué podrías decirle a los socios de África Dream?

Que son pilar fundamental  para que África Dream siga realizando esta hermosa labor y pueda perdurar en el tiempo , ya sea aquí con diversas actividades para la comunidad de nuestro país como para nuestros hermanos en África.

La sed por la dignidad humana

Nicolás Fuenzalida, Presidente Fundación Africa Dream

Me quedo mirando la palabra “DIGNIDAD”, escrita así en mayúsculas en lo que hoy muchos llaman “la zona cero” del estallido social que hemos vivido en nuestro país en los últimos meses. Miro esa palabra, pisoteada por una triste dinámica entre dos lados que se muestran ciegos el uno del otro, en un anti-diálogo que parece no tener fin.

Miro esa palabra escrita en el suelo con la escena que la rodea y no puedo sino recordar las palabras de Nelson Mandela en su desgarrador discurso luego de la “masacre de Bisho” de 1992, donde más de 200 personas resultaron heridas y hubo 28 muertos a balazos, en una manifestación social. En ese contexto, Madiba nos decía: “Nuestra gente tiene el derecho a la esperanza, el derecho a un futuro, el derecho a la vida misma. Ningún poder en esta tierra puede destruir la sed por la dignidad humana. Nuestra tierra llora afuera por paz”. 

Cuán vigente son las palabras de “Madiba”, quien dedicó su vida a la paz como un camino más que como un resultado, y quien entendía que para lograr la reconciliación de la gente de Sudáfrica era necesario dialogar y realmente entender a quien pensaba diferente a él, trabajar con ellos y avanzar a caminos que incluyeran a todos.

Miro nuestro Chile, con todo lo que necesita para poder ser un país más justo y solidario, y recuerdo lo tanto que tenemos en común con las naciones africanas, que lucharon por su independencia hace varias décadas y donde muchos hasta el día de hoy siguen peleando por la justicia y la equidad.

Miro a nuestro equipo de Africa Dream, y me siento orgulloso de todo lo que hemos logrado; de cómo veo esperanza en una generación de jóvenes que ve más allá de sus propias fronteras, asumiendo la construcción de un mundo más justo como una verdadera convicción de vida. Las historias y vivencias de más de 50 voluntarios chilenos que han pisado el África a través de la labor de nuestra Fundación son el más grande testimonio de la sed de dignidad y de que hay mejores caminos para la paz y para la justicia.

Recuerdo todo eso y guardo esperanzas de que existe una generación que no es indiferente a estas problemáticas, que tenemos profesionales muy capaces que están haciendo la diferencia en terreno, y que año a año no sólo han desarrollado proyectos sostenibles para el desarrollo de diferentes comunidades de África, sino que además vuelven a su país con una visión mucho más lúcida y con convicciones de los caminos para devolverle la esperanza a Chile.

Por eso, este año 2020 seguiremos creciendo y consolidando nuestros proyectos, tanto en Chile como en África, para poder seguir devolviendo la esperanza a tantas familias, y seguir defendiendo nuestra profunda convicción de que la sed por la dignidad humana no tiene límites ni fronteras.

 

Donar ahora

Llámanos
+56 2 29 13 9616

Escríbenos
info@africadream.cl

Visítanos
Av. Apoquindo 3039 Piso 9 – Santiago
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google