Blog
África: Su fragilidad, su calidad humana y su necesidad hoy

África: Su fragilidad, su calidad humana y su necesidad hoy

El 2021 fue un año particular para África como continente. Hubo 6 golpes de estado, se…

Read More
De Etiopía a Kenia (Segunda Parte)

De Etiopía a Kenia (Segunda Parte)

Las cosas pasan y algunas veces no tienen explicación alguna. La Fundación me dio la oportunidad…

Read More
Nuevos Tiempos

Nuevos Tiempos

De una u otra forma cada fin de año uno proyecta nuevos y mejores tiempos; en…

Read More
De Etiopía a Kenia (Primera parte)

De Etiopía a Kenia (Primera parte)

Nadab Sandoval - Profesor Ed.Musical Cuando piensas en tomar una decisión tan grande como hacer un…

Read More
¿Qué pasa en Etiopía?

¿Qué pasa en Etiopía?

De recibir el Nobel de la Paz a encabezar una guerra civil. Un año después de…

Read More
Seguridad Alimentaria, como eje para el desarrollo de los pueblos

Seguridad Alimentaria, como eje para el desarrollo de los pueblos

IGNACIO VILCHES Director Africa Dream Hace no muchos años atrás, me tocó ir con todas las…

Read More
Comunicado: Situación Voluntarios Etiopía

Comunicado: Situación Voluntarios Etiopía

Africa Dream Informa: Situación Voluntarios Etiopía Qué está pasando en Etiopía Se ha declarado el Estado…

Read More
Etiopía, el territorio nunca conquistado de África

Etiopía, el territorio nunca conquistado de África

Tener la suerte de convivir, trabajar y disfrutar con etíopes permite adentrarse en lo más profundo…

Read More
Nuestra presencia en Chile

Nuestra presencia en Chile

Suena cliché, pero “Lo malo siempre trae algo bueno de la mano”, y la pandemia que…

Read More
Rafaella Venzano, voluntaria en Etiopía

Rafaella Venzano, voluntaria en Etiopía

Cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza Me gustan los animales, tengo dos perros, La…

Read More
Nadab Sandoval, voluntario en Etiopía

Nadab Sandoval, voluntario en Etiopía

Cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza Soy una persona feliz, me gusta la naturaleza,…

Read More
La primavera africana

La primavera africana

La bendición de tener voluntarios profesionales en África Cuando muchos han sentido que la vida ha…

Read More

África: Su fragilidad, su calidad humana y su necesidad hoy

El 2021 fue un año particular para África como continente. Hubo 6 golpes de estado, se celebraron 3 premios en literatura y fue la cuna de la variante Ómicron. Ha sido un año muy especial para el continente y también para nuestra Fundación.

El 2020 fue un año duro para todos; tuvimos varias dificultades para traer de vuelta a nuestros voluntarios durante los meses más duros de la pandemia, tuvimos que repensar toda la planificación anual, tuvimos que adaptarnos y nuestro equipo se puso a prueba, dadas todas las dificultades que esto implicaba.

Y al contrario de lo que se podría haber proyectado, crecimos mucho como Fundación. La pandemia removió de una nueva manera las vocaciones que superan las fronteras de nuestro país, la gran mayoría de nuestros socios renovaron su compromiso con nosotros, tuvimos una gran alza de postulantes a realizar un voluntariado a África y el equipo en Chile se fortaleció.

Durante el 2021 pudimos retomar nuestra misión en terreno con el envío de nuevos voluntarios, con presencia en Etiopía y luego en Kenya. Aunque no estuvo exento de dificultades: este año fue, de una forma u otra, un gran recordatorio de varias características de África que se mantienen en el tiempo: Su fragilidad, la calidad humana de su gente y la necesidad de apoyo sostenible. Me detendré en cada uno de estos puntos.

En primer lugar, el 2021 fue un año en el que volvimos a experimentar la fragilidad que atraviesa muchas veces al continente Africano, donde hubo 6 golpes de estado, varias otras crisis políticas que nos hicieron incluso tener que replantear algunos envíos de voluntarios, y otros cambios que diferentes países han atravesado a raíz de la pandemia, con mucha más dificultad que otros países del mundo.

Luego, siempre se destaca la gran capacidad humana y de resiliencia que tiene el pueblo Africano, que ha salido adelante a pesar de todas estas dificultades. Es lo que vemos en nuestros partners locales, los han sido clave en el seguimiento de nuestros proyectos sociales y nuestro compromiso con cada una de sus comunidades. Se suma a eso los hitos de nivel artístico-cultural en el continente: durante el 2021 hubo 3 grandes reconocimientos de literatura Africana, entre ellos el nobel Abdul Razak Gurnah.

Finalmente, el 2021 fue un año en que confirmamos la tremenda necesidad que existe en el África rural de recibir ayuda que sea sostenible, responsable y permanente. Las condiciones de salud se han visto a prueba con la pandemia y son muchas las personas que necesitan más instituciones que puedan apoyar a los sistemas de salud. Solo para poner una referencia, solo el 6% de la población africana está totalmente vacunada. África necesita que mantengamos los ojos abiertos y podamos proveer de mejores redes profesionales que fortalezca la red de protección de muchas familias que nos necesitan.

Como Fundación, renovamos este 2022 nuestro compromiso por seguir impulsando proyectos que respondan a la realidad que vemos en África: un continente frágil, de profunda riqueza humana, que necesita el apoyo de instituciones y personas que quieran aportar para su desarrollo. Agradecemos de todo corazón a todos quienes nos permiten seguir colaborando y trabajando por un África más justa para todas y todos.

 

Nicolás Fuenzalida Plaza

Presidente Fundación Africa Dream

De Etiopía a Kenia (Segunda Parte)

Las cosas pasan y algunas veces no tienen explicación alguna. La Fundación me dio la oportunidad de continuar con mi voluntariado en este nuevo país. Luego de tres meses pude haber dicho “hasta acá llego” pero mi intuición me decía “debes continuar porque aún debes entregar algo”. Fue así como junto a otras voluntarias:  Sofía, Francisca, Josefina y Paula nos vendríamos al sur de Kenia, a una villa que tiene por nombre “Nyabondo”, un lugar lejano a Nairobi, cercano a las 7 horas de viaje en auto, por una carretera llena de conductores que no siguen la reglas y hacen que sea poco segura.

Hablar de Nyabondo, es hablar del hospital St Josseph y las escuelas rurales que hay en el sector. Dentro de ellas me tocó insertarme en una escuela pública de muy pocos recursos, su nombre “St Martin de Porres Special School”, así es, una escuela con estudiantes que tienen necesidades educativas especiales. Mi primer contacto con ellos (as) fue impactante, pero al instante me robaron el corazón, son unos grandes, tienen un sentido de la solidaridad que es envidiable, ellos se ayudan entre si, acompañan a los niños en silla de ruedas a comer y hacer sus necesidades básicas, juegan y son puro amor.

La directora de St Martin, Sister Beatriz, me informaría sobre el nuevo currículo que incorpora música de 1er a 5to grado -hace algún tiempo la escuela necesitaba un especialista en el área y hoy con mi llegada, ella cerraría esta búsqueda-,  debo mencionar que a diferencia de las escuelas públicas en Chile, acá el gobierno tiene textos de música para los estudiantes.

Mi trabajo al comienzo estuvo orientado a trabajar los programas de estudio donde me lleve sorpresas en torno a la cultura en Kenia, conociendo instrumentos musicales o canciones tradicionales que enseñaría en clases.

Hablar de África sin duda es hablar de música, tienen el ritmo en su cuerpo y para que hablar de las voces, son maravillosas, su impostación es natural en la mayoría de ellos, sin duda hoy estoy en mi salsa.

Cada mañana, mi día inicia caminando a eso de las 7:50 junto a mi amiga Brenda -voluntaria que viene desde Argentina, quien da las clases de inglés a los niveles con mayor dificultad de aprendizaje- rumbo a St Martin School. Tenemos un horario de 7 horas diarias donde enseñamos inglés, matemáticas y música, también nos queda tiempo para preparar material, hemos formado un coro y un conjunto instrumental de flautas. Nuestros nuevos colegas nos han integrado muy bien al equipo de trabajo y los niños están muy felices.

Este nuevo tiempo a sido un regalo del universo, el sacrificio valdría la pena, todos estos estudiantes ansiosos por aprender no tiene precio.

Vivo en una casa humilde, la cual muchas veces no tiene agua, se corta la luz frecuentemente, lavamos la ropa en un balde y nos repetimos la comida, pero es un lujo para como se vive en el sector rural. Mis cinco amigas con las que convivo -todas voluntarias de África Dream- me sacan sonrisas día a día, cada cual con su personalidad; son unas fanáticas por el ejercicio y la comida saludable.

Hoy, nos encontramos bajo la tutela del Father Francis -quien es el partner local de la Fundación en Kenia-, él es un hombre con mucha vocación y que siempre esta preocupado a que no nos falte nada, para él, trabaja Beatriz, una señora que atiende las labores domesticas de nuestro hogar mientras nos encontramos trabajando.

Vivir en África, me a abierto los ojos a cosas que son esenciales y que antes habría pasado por alto; cuidar el agua y valorar la comida, no malgastar el dinero y ser paciente, son solo algunas cosas que he aprendido, pero sobre todo a ser humilde. -acá la pobreza es una cruda realidad, la gente se dirige con pequeños contenedores a los ríos a buscar agua y en ocasiones solo tienen para comer una vez al día –

Termino diciendo que ser voluntario es una tremenda experiencia, vivo con energía día a día, se que seguiré empapándome del cariño de la gente y conociendo los rincones más bellos de Kenia, aún hay tiempo para poder dejar mi huella y con tal de haber tocado el alma de alguna persona me daré por pagado.

Si tienen la oportunidad de realizar un voluntariado en África atrévanse, muchas veces existen barreras, pero está en uno poder pasar al siguiente nivel.

 

 

Nadab Sandoval Iturra

Profesor de Artes Musicales

Voluntario África Dream

Nuevos Tiempos

De una u otra forma cada fin de año uno proyecta nuevos y mejores tiempos; en ocasiones
hacemos una evaluación de lo que pasó durante el año y algunos desean que el próximo año sea
mejor; en salud, en lo amoroso, en lo personal, etc.

Africa Dream no está exento de estos nuevos tiempos, pues cada año es un desafío en mantener
el espíritu, sus valores y el estar enfocado en lo que realmente nos preocupa, las personas, y no
solo en las personas en África sino también en Chile. A través de todos estos años hemos
aprendido que el capital humano se cultiva desde casa, se entregan herramientas y se les conoce.

Uno de los grandes logros de Africa Deam es que el 2021 llegamos a tener 11 voluntarios en África
y 54 en Chile. También reconocemos y evaluamos que en ocasiones hacemos lecturas distintas de
nuestros voluntarios y “soltamos” cuando al parecer no debíamos soltar y “apretamos” cuando
tampoco era necesario.
En la esperanza de nuevos tiempos para Africa Dream, más que una resolución es un tremendo
deseo de seguir creciendo en confianzas. Confianzas que se construyen recíprocamente,
confianzas que nacen desde el corazón y se transparentan en acciones, confianzas que pasan por
procesos de crecimiento y transparencia. Confianzas que te invitan a movilizar, crear y diseñar
nuevas formas de ser Africa Dream. Confianzas en nuestra contraparte que este 2021 se ganaron
todo nuestro respeto, cariño y admiración.

Nuevos tiempos, nuevos voluntarios, pero no en el sentido de nuevos rostros, sino más bien que al
asumir una experiencia de vida junto a Africa Dream , no solo serán mejores profesionales, sino
mejores personas. Creo que esto último debiese ser tomado como resolución, tener para
Chile “buenas personas” y así nacer a nuevos tiempos.

Rodrigo Mercado C.

De Etiopía a Kenia (Primera parte)

Nadab Sandoval – Profesor Ed.Musical

Cuando piensas en tomar una decisión tan grande como hacer un voluntariado
en África, siempre vienen muchas preguntas, ¿tendré comida suficiente?, ¿cómo
lavaré mi ropa?, ¿caminaré mucho para llegar mi trabajo?, estas pueden dar vuelta por
tus pensamientos, pero no te preocupes, acá te cuento parte de mi hazaña.
Esta hermosa experiencia comenzó en el mes de agosto en Dilla – Etiopía.
Recuerdo cada inducción que tuve por parte de la Fundación, nos comentaban cosas
que viviríamos en África, relatos por parte de ex voluntarios que ya se habían
aventurado en estas tierras me abrirían un poco el espectro, pero sinceramente nada
se compararía a lo que vería en las calles de esa ciudad, niños descalzos con ropa sucia
pidiendo comida y algunos de ellos hurgando entre la basura para así obtener algo y
poder saciar esa hambre. Una ciudad que no se destacaba por la limpieza y que
despertaba muy temprano para comenzar sus labores comerciales, donde me
encontraba diariamente con comerciantes ambulantes, personas que se ubicaban en
las esquinas a tomarte el peso con una balanza y otros que se dedicaban a limpiar el
calzado; varios puestos de café, que por 5 birr podía disfrutar del mejor café que hay
en el mundo.
El primer acercamiento que tuve como voluntario fue trabajando con las
Hermanas Salesianas. Pasé por realizar mano de obra, específicamente pintura y
arreglo de murallas y otras actividades como fotógrafo, secretario, profesor de inglés
en el oratorio, recoger la leche semana por medio, ayudar en la clínica o en Fafa
repartiendo harina a la gente más pobre cada sábado. Todo esto me acompaño
durante tres meses que estuve en el país.


Luego de un mes como albañil, ejercí como Profesor de Artes Musicales en
Mihret Kindergarten, puedo decir que acá todo cambió. Sister Rosa, es la directora de
este KG y me dijo “Tu te harás cargo de las clases de música e inglés para prekínder y
kínder”, fue una noticia muy bonita la que recibí aquel día, sentía que podría comenzar
a entregar parte de mi profesión en estos niños que no habían recibido música
anteriormente.
El día comenzaba muy temprano, a las 7:30 de la mañana debía estar en el
colegio, luego de tomar una moto y atravesar la ciudad, me adentraba a una calle de
piedra, con una iglesia ortodoxa cercana, varias casas de murallas altas y negocios de
barrio. Al entrar al colegio, los estudiantes corrían a saludarme y al momento de sentir
la campana se formaban para comenzar a cantar, continuaban con el rezo diario y
terminaban con el himno a Etiopía, cercano a las 8:00 todos ellos cruzaban el patio
para dar inicio a sus materias.
Mis clases iniciaban saludando en inglés, y con una canción, donde las más
utilizadas serían “Hello, Hello o My Little finger”. En el tiempo libre realizaba material
didáctico, donde destaco guías de audición y algunos instrumentos de percusión que
los utilizarían en el aula – tras un par de semanas vi algunos resultados- ellos ya podían
leer el ritmo y seguir pequeños patrones melódicos, agradezco infinitamente a la
profesora jefa -su nombre Sinidú- ella me ayudó un montón con el idioma, ya que
entendía inglés y me realizaba la traducción en Amhárico –yo solo conocía algunas
oraciones que utilizaba diariamente-.
La jornada de trabajo terminaba a las 16:00 hrs, donde caminaba cercano a la
media hora por las calles de Dilla, algunos días tomaba Bajaj o una moto para
moverme y así regresar al compound de Don Bosco que era donde vivía junto a mis
amigos voluntarios Javier, Andrea y Rafaella.

Etiopía me cautivo por su sencillez, calidez, sus verdes paisajes, comida y la
gente que con su mirada expresaba agradecimiento; su forma de agradecer muchas
veces era invitándote a un “coffee ceremony” donde tú eras lo más importante, ellos
prácticamente te atendían muy bien. Mi último coffee ceremony me lo dieron mis
colegas en el colegio, despidiendo así mi paso por Dilla.
Ese lunes de la segunda semana de noviembre la tendré grabada en mi retina
por siempre, estudiantes y profesoras entregándome un presente y dando las gracias
por haber compartido con ellas y rogando a Dios porque pudiese regresar en un futuro
cercano.


La anterior semana a ese acto recibimos una noticia que sería un dulce y agraz
para muchos, la Fundación nos había solicitado que abandonáramos el país por el
conflicto que ya se vivía en el norte de Etiopía y donde unos días antes el gobierno
había decretado “estado de emergencia”, nos tendríamos que mover a Kenia. Sin duda
fue una gran sorpresa para todos en Dilla, las sisters, amistades, trabajadores, colegas,
todos ellos se sentirían muy tristes con nuestra partida, y hablo de nuestra partida
porque no puedo dejar de mencionar a Javier, Andrea, Rafaella, Josefina y Paula
quienes habían sido parte de esta experiencia en Dilla y donde llevaban meses
contribuyendo en el quehacer de la comunidad -fue un momento muy duro-, varios
votamos lágrimas de emoción.

(Segunda parte Boletín Enero)

¿Qué pasa en Etiopía?

De recibir el Nobel de la Paz a encabezar una guerra civil. Un año después de recibir el Premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed Ali, primer ministro de Etiopía, ve ahora cómo su país se encamina hacia una guerra civil.

De momento ya hay miles de desplazados que buscan refugio en Sudán, el hambre azote el norte del país, se cuentan por decenas según la BBC los fallecidos en diferentes enfrentamientos, y países como Estados Unidos están recomendando a sus ciudadanos que abandonen el país.

Qué está pasando en Etiopía

Se ha declarado el Estado de Emergencia hace apenas unos días. En noviembre de 2020, el presidente Abiy ordenó una ofensiva militar en la región de Tigray, al norte, y prometió que el conflicto se resolvería en unas semanas. Ha pasado un año, y los combates han dejado miles de muertos, desplazado a más de dos millones de personas de sus hogares, según CNN, y ha llegado la hambruna, y todas las desgracias de una guerra civil.

El presidente del país pidió a los ciudadanos, tras declarar el Estado de Emergencia, “que desempeñen su papel en la defensa de las disposiciones de la proclamación, cooperando con los organismos encargados de hacer cumplir la ley para llevar a cabo sus funciones de manera eficiente y brindando la asistencia necesaria”.

El origen del conflicto

Durante décadas, el FLPT había sido un partido dominante en Etiopía, pero las cosas cambiaron en 2018 con la llegada al gobierno de Abiy. Elegido como “líder reformista”, el primer ministro acusó a los funcionarios de anteriores gobiernos de corrupción, y abusar de los derechos humanos, y expulsó del gobierno políticos del FLPT, el Frente de Liberación Popular de Tigray es un partido político de Etiopía, de ideología nacionalista étnica.

No hay solución militar

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, pidió este jueves un “alto el fuego con efecto inmediato” en Etiopía, donde hoy se cumplió un año de la guerra entre el Ejército y los rebeldes del Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT), con miles de muertos y masivas violaciones de derechos humanos.

“La UE reitera que no existe una solución militar y hace un llamamiento a todas las partes en el conflicto a implementar un alto el fuego significativo con efecto inmediato y a entablar negociaciones políticas sin condiciones previas”, dijo Borrell en un comunicado

El alto representante señaló tras un año de guerra “el conflicto en el norte de Etiopía ha empeorado y expandido, creando una devastadora crisis humanitaria y socavando la integridad territorial” y aseguró que la UE está “particularmente preocupada” por la reciente escalada en la región de Amhara y el avance militar del FPLT.

Cuántos desplazados hay

El alto representante exigió también que se garantice el acceso de la ayuda humanitaria a “todos los territorios que necesitan ayuda para evitar una hambruna a gran escala y aliviar el sufrimiento de la población local y los desplazados internos”.

Tras un año de conflicto, miles de personas han muerto, unos dos millones se han visto desplazadas internamente en Tigray y al menos 75.000 etíopes han huido a Sudán, según datos oficiales. Además, casi siete millones de personas afrontan una “crisis de hambre” en el norte de Etiopía por la guerra, según Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

 

Ve la noticia completa en: https://as.com/diarioas/2021/11/05/actualidad/1636118083_263262.html

Seguridad Alimentaria, como eje para el desarrollo de los pueblos

IGNACIO VILCHES

Director Africa Dream

Hace no muchos años atrás, me tocó ir con todas las ganas del mundo a trabajar en un proyecto agrícola en el extremo noreste de Sudáfrica, llegando a la frontera que comparte con sus vecinos, Zimbabwe y Mozambique. Este proyecto se inició con dos voluntarios el año 2010, y yo vine a tomar esta posta el año 2011.

A medida que me alejaba de la gran urbe de Johannesburg, o como se conoce localmente Joburg, principal puerta de entrada a África, los caminos se iban haciendo más angostos y estrechos, el paisaje urbano cambiaba drásticamente a uno rural, rompiéndose la monotonía del paisaje al pasar por algunos campos de cultivos de mangos y cítricos, pero básicamente predominaba un paisaje más o menos natural.

Acercándome a mi destino final, después de un lago viaje de más de 8 horas, llegué a la aldea de Xitlhelani, ubicada en el departamento de Malamulele, en la provincia de Limpopo. Y comencé a ver cambios en el paisaje, con un entorno más tipo sabana africana, sin presencia de cerros. No pude dejar de notar la poca presencia de árboles. Ya era tarde, aunque no tanto, ya que en estas latitudes el sol se esconde completamente cerca de las 7 de la tarde, incluso en pleno verano.

A los pocos días, ya tenía  más o menos claro el panorama en el área. Por un lado, habían granjas productivas de frutales y hortalizas, con uso de tecnología y riego tecnificado (riego por goteo). El resto del paisaje, por no decir que la gran mayoría, estaba tremendamente intervenido por el hombre, con una agricultura campesina básica, basada en el cultivo estacional de tipo secano (de acuerdo a la temporada de lluvias que se concentran específicamente en el verano), y donde primaba principalmente el cultivo del maíz y el repollo, y luego, con menor representación, la ganadería bovina.  

Para que se den una idea, cuando hablamos de la agricultura en África Subsahariana, vemos un potencial enorme, tanto en recursos y climas existentes en el subcontinente, pero cuando nos acercamos a la realidad, vemos que están lejos de alcanzar la anhelada seguridad alimentaria. 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), desde la Cumbre Mundial de la Alimentación (CMA) de 1996, la Seguridad Alimentaria ¨a nivel de individuo, hogar, nación y global, se consigue cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana”.

Volviendo al proyecto, el objetivo de este era entregar competencias y recursos a la comunidad, en un proyecto enclavado en una comunidad educativa salesiana. Esta comunidad está dentro del colegio Holy Rosary Primary School, en donde se nos entrega una superficie de alrededor de 3 hectáreas, en las que 800 metros cuadrados fueron destinados para cada jefe de hogar, básicamente 35 mujeres y 2 hombres. En promedio tienen 48 años de edad, cada jefe de hogar lidera una familia de 7 integrantes, y de estos 3 integrantes son menores de edad.

La mujer, como jefa de hogar, cumple un rol especialmente relevante en esta agricultura campesina. Esta destacada participación femenina, es un reflejo de la realidad histórica en zonas rurales africanas. Hay muchos factores que explican esto: existencia de la poligamia, bajo nivel educacional, los hombres van en busca de mejores oportunidades laborales a la ciudad (mujeres quedan a cargo de las casas), alta tasa alcoholismo en hombres, mujeres abandonadas, entre otras causas.

En cuanto a la dieta de la población, lejos lo más importante es la harina refinada de maíz, y que es la principal fuente de energía diaria en la población, y sí o sí, está presente en cada plato del día. 

La proteína no es algo común en el consumo, dado el costo de esta, pero principalmente se consume pollo, y diversos insectos que se comercializan en las ferias locales, que son parte de la costumbre ancestral.

La pequeña agricultura familiar cumple un rol clave en el sustento familiar, no hay casa que no tenga su propia huerta, y la población adulta suele trabajar estas. Pero a medida que mejora el acceso a la educación, muchos jóvenes están optando por migrar a las grandes urbes para acceder a mayores oportunidades laborales, y con esto a mejores condiciones de vida que las que tienen actualmente en los campos. 

Hoy en África vemos enormes contrastes, con la existencia de desnutrición, así como en las ciudades se ve cada vez más, las consecuencias de una mala nutrición, con un aumento en los indicadores de obesidad en la población.

En el proyecto que llevamos adelante como fundación en Xitlhelani, tiene como fin mostrar a la gente otros cultivos para que puedan diversificar su dieta actual, nuevos métodos de producción, mejor uso del recurso agua (riego tecnificado), y el cultivar de manera sustentable, evitando el monocultivo como modelo de desarrollo. Con todo esto, se buscó entregar nuevos conocimientos, y por otro lado, a revalorizar los conocimientos y tradiciones que se van perdiendo entre los jóvenes. 

Volviendo a la realidad actual de nuestro trabajo en Xitlhelani, el proyecto sigue existiendo, y siendo un pequeño faro de conocimiento en la aldea y sus alrededores, aún cuando ya dejamos de estar presencialmente desde el 2015, y esto es porque la comunidad lo validó y tomó como propio. Con esto se cumple el principal objetivo de la fundación, que es que los proyectos puedan perdurar en el tiempo, pero para esto es clave involucrar a la comunidad en donde se insertan estos, vale decir otras ONG´s, sector público/privado y comunidad, y volver valorizar y re encantar con el mundo del campo.

Hoy sabemos que quedan muchos desafíos e interrogantes pendientes por enfrentar, y si es que seremos o no capaces de adaptarnos a nuevas condiciones climáticas, pero de manera sustentable, para lograr en el continente la ansiada seguridad alimentaria, que permita detener o al menos frenar este éxodo que hoy existe entre el campo-ciudad, o de país a país,  y así, generar desarrollo sostenible y sustentable a nivel local en la población. La migración hoy es un gran problema, y va más allá de las fronteras, asociada fuertemente a cómo se distribuyen los recursos.

Tal como lo dijo Koffi Annan, el Secretario General de la ONU hace ya casi 20 años: “El hambre perpetúa la pobreza al impedir que las personas desarrollen sus potencialidades y contribuyan al progreso de sus sociedades”. Por todo esto, nuestro objetivo como fundación, es seguir contribuyendo a proyectos que nos permitan ser parte en el desarrollo de los pueblos.  

Para terminar, como voluntarios estamos llamados a dejar una huella, no importa en qué lugar del mundo sea, hoy más que nunca tenemos que integrarnos, y dejar de actuar como individuos aislados, una verdadera paradoja cuando hoy todo es redes sociales, en un mundo tremendamente hiperconectado pero también donde la gente está “desconectada” del otro. Es prioritario avanzar en una mejor distribución de los recursos (conocimiento, alimentos, etc.), y que estos se distribuyan de la manera más justa y equitativa en nuestro planeta, y así contribuir de manera concreta a tener un mundo mejor.

 

Comunicado: Situación Voluntarios Etiopía

Africa Dream Informa: Situación Voluntarios Etiopía

Qué está pasando en Etiopía

Se ha declarado el Estado de Emergencia hace apenas unos días. En noviembre de 2020, el presidente Abiy ordenó una ofensiva militar en la región de Tigray, al norte, y prometió que el conflicto se resolvería en unas semanas. Ha pasado un año y los combates se han intensificado, lo que ha provocado el desplazamiento de dos millones de personas de sus hogares.

El origen del conflicto

Durante décadas, el FLPT había sido un partido dominante en Etiopía, pero las cosas cambiaron en 2018 con la llegada al gobierno de Abiy. Elegido como “líder reformista”, el primer ministro acusó a los funcionarios de anteriores gobiernos de corrupción y abusar de los derechos humanos. expulsó del gobierno a políticos del FLPT, el Frente de Liberación Popular de Tigray, es un partido político de Etiopía de ideología nacionalista étnica y marxista leninista.

Embajada de Chile

La Embajada de Chile liderada por el Sr. embajador Fernando Zalaquett y el cónsul Sr. Isaac Ramírez, han mantenido, con Africa Dream una estrecha y fluida comunicación de los acontecimientos.  Ellos en sintonía con las otras embajadas que operan en Etiopía, nos han solicitado evacuar a los voluntarios en forma preventiva.

Fundación Africa Dream

Africa Dream, asumiendo el llamado de evacuación, ha activado sus protocolos junto a nuestra contraparte local (hermanas Salesianas), aun cuando nuestros voluntarios estaban a 1.451 km de distancia del conflicto, Africa Dream no arriesgara la integridad de ningún voluntaria/o.

Por lo tanto, se gestionaron los boletos de vuelo, se gestionó el PCR y se coordinó el transporte privado otorgado por las hermanas, se trasladaron a los voluntarios a la casa central de las hermanas Salesianas en Addis Ababa (367 km de distancia desde donde realizábamos nuestro voluntariado), lugar del aeropuerto internacional desde donde nuestros voluntarios han evacuado Etiopía.

Destino de los Voluntarios

Los voluntarios han optado (algunos) debido al corto tiempo que les quedaba de experiencia por regresar Chile y otros se sumarán a la operación de Kenia, donde aportaremos en un hospital como en un colegio esto es en la región de Kisumu, en St. Joseph´s Nayondo Mission.

Nuestro voluntariado sigue vigente y confiamos regresar a Etiopia en tiempos de paz. Nuestras infinitas gracias a las Hermanas Salesianas por el apoyo, cariño y la ayuda concreta prestada en el plan de evacuación. Africa Dream inicia nuevos desafíos en Nayondo!

Etiopía, el territorio nunca conquistado de África

Tener la suerte de convivir, trabajar y disfrutar con etíopes permite adentrarse en lo más profundo de su cultura, costumbres y tradiciones de tal forma que con un tour de algunas semanas es imposible alcanzar. Etiopía en general y Dilla en particular se caracterizan por sus gentes amables, joviales y cercanas. Ser una persona de tez blanca, nunca pasa desapercibido y alienta a que todos los niños a tu paso por la calle griten desesperadamente: you, you!! ferengi, ferengi!! (tú tú!!, extranjero, extranjero!!) buscando llamar la atención, una sonrisa, un cruce de miradas, un saludo. A las pocos días de llegar a Dilla un niño me gritó al salir de la iglesia: Malata, malata!, los demás niños alrededor reían sin parar, poco después descubrí que significaba calvo y ese momento marcó el que sería mi sobrenombre durante toda mi estancia en Dilla.

Siempre me pregunto qué piensan de nosotros los ferengi, los niños de Dilla. ¿Por qué nos llaman con tanta efusividad? ¿Somos rockstars para ellos? ¿Tan distintos nos perciben? ¿Qué esperan de nosotros? Uno siempre trata de ser amable con los niños al igual que lo son ellos, si tienen la oportunidad incluso te abrazan aunque no te conocen de nada. El hombre blanco debe ser para ellos como un referente, un salvador, deben relacionarnos con las distintas ONG que trabajan en las zonas rurales construyendo pozos de agua, colegios, hospitales, profesores de inglés, médicos, enfermeras, nos ven lejanos, a otro nivel, con formación académica avanzada. Es difícil poder transmitir que somos personas iguales, que la única diferencia es que nos hemos criado en entornos distintos.

Queremos ayudar a mejorar su calidad de vida, por eso hemos venido como voluntarios a Etiopía, el primer mes identificas infinidad de cosas por mejorar, te preguntas por que hacen esto así y no como tu estás acostumbrado a hacerlo, crees que en poco tiempo vas a solucionar el problema de África, el segundo mes empiezas a profundizar, a entender el problema desde dentro, ya no parece tan fácil cambiar las cosas, ellos no siempre colaboran en cambiar lo que siempre han hecho así. ¿Por qué cambiar si así funciona? El cambiar supone un nuevo aprendizaje, salir de la zona de confort de la vida sencilla que llevan. Después del tercer mes te replanteas todo, llegan los momentos de crisis existenciales, ¿estoy realmente ayudando o complicándoles la vida? Los objetivos cambian drásticamente, de lo planteado el primer mes, no has conseguido casi ningún objetivo planteado. Ahora los objetivos son distintos, sencillos; sencillos como los etíopes, sin mucha complejidad, prácticos, directos y efectivos, las cosas se hacen al día, sin mucha planificación, pero se hacen igual. Dilla y Etiopía siguen funcionando a su ritmo y el ritmo lo marcan ellos, no lo marcan otros.

Ya llevamos 7 meses en Etiopía, el objetivo ahora con los niños es simplemente conseguir que les llame la atención aprender inglés, el inglés les va a abrir puertas en el futuro, ojalá que cuando sean mayores se acuerden del profesor malata que tuvieron cuando estaban en el jardín infantil. Si consiguen entrar en primaria en el colegio Don Bosco, eso sería un éxito absoluto y les garantizaría una educación excelente comparada con el entorno en el que viven. Con el tiempo creo que he ido entendiendo porque los italianos nunca conquistaron Etiopía, son muy llevados a sus ideas, fuertes, resistentes, simples, aferrados a su territorio y su bandera, Etiopía y sus gentes son los que conquistan a los ferengi.

Javier Fresnillo, Ingeniero Civil en Minas

Voluntario Africa Dream en Etiopía

Nuestra presencia en Chile

Suena cliché, pero “Lo malo siempre trae algo bueno de la mano”, y la pandemia que hemos
estado enfrentando el último año y medio nos ha mostrado la cara más linda de nuestros
voluntarios en Chile, ¿Por qué? Tuvimos que reinventarnos como fundación, y darnos cuenta de
que sin importar las circunstancias seguimos con todas las ganas y el compromiso para seguir
ayudando tanto en Chile como en África con más convicción y compromiso que nunca.

En los últimos dos años hemos tenido la posibilidad de generar equipos con diversidad de
profesionales, aumentado en más de un 150% la cantidad de voluntarios, todo ello debido a la
conexión de forma virtual durante la pandemia desde distintos lugares de todo Chile y el
extranjero (China, España, Argentina), contando hoy en día con 57 participantes, de los cuales 7
parten a Etiopía y Kenia durante el presente mes de octubre, contando con 4 más en Etiopía.

Toda vivencia y toda experiencia nos invita a la reflexión. En especial en esta pandemia, que ha
provocado transformaciones en las relaciones interpersonales, en nuestra vida cotidiana y actuar
social, lo cual nos invita a preguntarnos por el sentido que le queremos dar a todo lo que está
sucediendo con el Covid-19 y a reflexionar. Por ello, como Fundación no podíamos dejar pasar esta
oportunidad, y verlo como un momento para poner a prueba el autoaprendizaje, la creatividad, el
pensamiento crítico y trabajo colaborativo entre todos quienes formamos parte de Africa Dream:
voluntarios, directores, socios y colaboradores.

Albert Einstein nos dejó una frase que hoy resuena en nuestros corazones: “Somos Arquitectos de
nuestro propio destino”, la cual el último tiempo nos ha hecho más sentido que nunca, ya que con
todas las circunstancias que estamos viviendo, logramos generar 6 proyectos para las comunas
más vulnerables de nuestro país, los cuales ya fueron presentados y aprobados por el Ministerio
de Desarrollo Social. Además, para el mes de noviembre tendremos 11 voluntarios en África, tanto
en Etiopía como Kenia. Todo ello nos demuestra el empuje y maravillosa energía que existe en
nuestro equipo, del cual debemos sentirnos orgullosos.

Karla Jiménez

Directora Africa Dream

Rafaella Venzano, voluntaria en Etiopía

Cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza

Me gustan los animales, tengo dos perros, La Mila es mi favorita, amo la naturaleza, con mi familia siempre vamos de camping, caminar por entre los valles y sentarme a mirar los árboles. Soy de pasar tiempo con mi familia y hacer picnic. Tengo muchas amistades, una para ocasión, me gusta la lectura de misterio. Me desempeño como enfermera.

¿Cuál es tu interés por realizar un voluntariado?

Ayudar a la gente con sus necesidades.

¿Por qué optaste por un voluntariado en África?

Mi sueño desde chiquitita fue venir a África a aportar con lo que sea, recuerdo cuando vi por primera vez el Rey León y eso me marcó, desde ahí que siento una conexión con el continente.

¿Qué te motivó de la fundación Africa Dream?

 Lo que me gusta de la fundación es que puedo desempeñarme en mi profesión, porque hay otras fundaciones que haces otro tipo de actividades y acá yo puedo ejercer como enfermera. Claro que siempre estoy dispuesta a aprender cosas nuevas.

¿Qué esperas lograr/aportar?

En mi calidad de enfermera puedo aportar a las comunidades más pobres de Etiopía apoyando en tratamientos médicos como la rehabilitación de personas postradas. Espero empaparme de la cultura africana, con sus colores, vestimentas, comidas.

¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?

Que se atrevan no más, y tomen la decisión, se va a dar cuenta que todas las cosas van fluyendo, de repente una se atrapa, pero al tomar esta decisión las cosas se van dando para que una pueda venir hasta acá.

¿Qué podrías decirle a los socios y socias de Africa Dream?

Que muchas gracias por su aporte. Porque sin Chile no hay África.

Donar ahora

Escríbenos
info@africadream.cl

Ubicación
Santiago, Chile
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google