Blog

Voluntaria en Etiopía

Partí desde Chile hacia Etiopia a mitad de marzo de este año, ilusionada, con miedo, curiosidades, dejando atrás muchas cosas,…

Read More

África Hoy

Hoy África atraviesa un momento crítico. El continente se enfrenta ahora a la tasa de crecimiento más rápida del mundo…

Read More

Tuko Pamoja

Tuko Pamoja. Seguimos sumando nuevos proyectos a nuestra Fundación, y desde África nos llega el susurro de que juntos somos…

Read More

Lo nuevo es lo que apela

Desde la singularidad de ser una fundación que mira a África, curiosamente encontramos nuestro “motor” en la pluralidad de voluntarios…

Read More

Voluntaria en Etiopía

Partí desde Chile hacia Etiopia a mitad de marzo de este año, ilusionada, con miedo, curiosidades, dejando atrás muchas cosas, pero motivada y muy convencida de mi decisión. Tenía muchas dudas que traté de aclarar buscando información sobre el lugar al que llegaría, pero solo logras comprender cuanto estas aquí. Llegar a Etiopía y ser voluntaria ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. La energía que tiene la gente y el cariño que te entrega te hace ver lo simple y bello que es la vida y que muchas veces olvidas. 

Llegamos inicialmente a Addis Abeba (he viajado afortunadamente con mi pareja, Javier Fresnillo), hicimos nuestra cuarentena en la comunidad salesiana que nos recibió cariñosamente, para posteriormente emprender viaje hacia nuestra nueva residencia. Nos alojamos en Zway un par de semanas, en donde compartimos con nuevas salesianas y gente local. Finalmente llegamos Dila, nuestro actual hogar en donde tuvimos una excelente acogida, tanto de la comunidad como la gente que vive aquí. Todos quieren compartir contigo, cruzar una palabra y siempre una sonrisa que viene acompañada de una potente y positiva energía.

Inicialmente solo quería comunicarme con la gente y hacer mil preguntas, pero la barrera del idioma te frena muchísimo; pues aquí se habla en amárico, una de las tantas lenguas que se habla en Etiopía, pero es la oficial. Sin embargo, cuando empiezas a compartir no te das cuenta como aprendes y la gente se preocupa que así sea, luego hablarles un par de palabras en su idioma los hace muy feliz.

He participado de varias actividades con la comunidad, principalmente religiosas, ya que son muy aferrados a sus creencias, y si hay algo que me gusta, es que entre ellos comparten y se respetan independiente de pertenecer a diferentes religiones.

Cuando eres voluntario debes estar siempre dispuesto a conocer diferentes áreas y ayudar donde te necesiten y no encasillarse solo en tu área profesional. Actualmente estoy en diferentes actividades presentes, como participar en clases de inglés a los niños (es increíble la sed de aprender que tienen), juegos, pintar, cocinar, volver a dibujar, organizar y un sinfín de cosas, pero donde más me he centrado es en la clínica que tiene la comunidad, soy enfermera y estoy ejerciendo como tal.

Cuando comencé el impacto fue grande, comenzando con la dificultad para comunicarme ya que muy pocos trabajadores de salud hablan en inglés y los pacientes solo hablan su idioma local. Las formas de dar tratamiento son muy diferentes, las enfermedades comunes de aquí ya fueron erradicas en muchos países, como por ejemplo las mordeduras por animales principalmente en niños, y que deben vacunarse por 14 días consecutivos para prevenir la rabia. Fueron muchas cosas que no lograba entender y trataba de enseñarles; luego con el tiempo me fui dando cuenta que su cultura y forma de cuidarse es muy diferente a nosotros, por lo que solo debes respetar e intentar ayudarlos acorde a sus estilos de vida, considerando la pobreza, la falta de agua y luz, de educación, la escasez de alimento y cuanto más. Entonces si diagnosticas a un paciente de diabetes ¿cómo le propones tener una dieta balanceada? No obstante, hay otras cosas por hacer y me he sentido feliz en poder aportar desde mi experiencia. Pero si hay algo que puedes lograr es la conexión con ellos, tan solo tomarles la mano, hablarles con suavidad y dedicarles su tiempo te lo agradecen enormemente y nunca más se olvidan de ti. El cariño que he recibido ha sido el mejor regalo.

Solo llevo 4 meses aquí y me siento más motivada que nunca, agradecida de África Dream por la oportunidad y la seguridad que te entrega cuando vienes a este continente. Hay tanto por hacer y entregar, me siento realmente afortunada de vivir esta experiencia. 

 

África Hoy

Hoy África atraviesa un momento crítico. El continente se enfrenta ahora a la tasa de crecimiento más rápida del mundo para nuevos casos de COVID, con una trayectoria exponencial incluso más alarmante que durante la segunda ola ocurrida a comienzos de este año.

¿Qué significa esto? Los países de todo el continente, desde Sudáfrica hasta Kenia y Etiopía, se verán obligados a reintroducir restricciones, lo que debilita aún más la economía local. Frente a las nuevas variantes, África está menos protegida debido a la grave escasez de vacunas. Hasta ahora, solo el 0,6 por ciento de la población adulta de África se ha vacunado por completo. 

Por si eso no fuera suficiente, África ya se está quedando atrás en términos de perspectivas de crecimiento. Este año, el Banco Mundial proyectó que la economía mundial crecería un 6 por ciento a nivel global, pero esta proyección se reduce a solo la mitad (3,2 por ciento) para África.

Esto debería cambiar, por el bien de África y en beneficio del mundo. Y requiere cooperación internacional en múltiples frentes. Es por eso que África Dream ha continuado sus operaciones. No ha sido fácil puesto que la pandemia también nos ha afectado: bajas de socios, dificultades para reclutar nuevos voluntarios y las nuevas restricciones en materia de vuelos internacionales son sólo algunos de los desafíos que hemos enfrentado los últimos meses como fundación y lo hacemos con la convicción de que nuestro trabajo hoy día cobra muchísimo más sentido. Nuevamente queremos agradecer a nuestras socias y socios por su compromiso con nuestra causa y su apoyo incondicional, gracias a ello nos encontramos haciendo presencia en Etiopía y próximamente se sumarán nuevos voluntarios a este proyecto que surgió en un escenario tan complejo como la pandemia por COVID-19.

Les invitamos a seguir siendo parte de nuestra comunidad y ayudarnos en los nuevos desafíos que se vienen para los próximos meses.

José Miguel Cárdenas Galli
Neurologo infantil
Universidad de Chile

Tuko Pamoja

Tuko Pamoja. Seguimos sumando nuevos proyectos a nuestra Fundación, y desde África nos llega el susurro de que juntos somos más: Tuko Pamoja, y recordamos nuevamente que hay algo más grande que nosotros, que nos ha movilizado todos estos años como la tribu que formamos.

Muchas culturas africanas tienen definiciones, imágenes y tradiciones que son difíciles de traducir o interpretar. Podemos llegar con un traductor en mano y traducir literalmente lo que leemos o escuchamos, pero solo la experiencia de vivir en terreno que viven tantos de nuestros voluntarios logra acercarse de verdad a lo que algunos pueblos africanos quieren decir en lo profundo.

“Tuko Pamoja” es un término en swahili, el idioma originario más difundido de África e idioma oficial en varios países como Kenya. Significa, de manera literal, “estamos juntos”. Pero el significado más profundo se asocia con algo que “implica un sentimiento compartido de propósito y motivación en un grupo, que trasciende un mero acuerdo, e implica comprensión empática en torno a los miembros de un grupo”.

Sin duda, la definición de fondo de Tuko Pamoja representa una imagen muy vívida de lo que como Fundación hemos construido en estos años: el compartir un propósito con un grupo de personas de otra cultura, desde la empatía de lo que necesitan, y poder con ellos lograr algo que va más allá de un acuerdo, que teja un lazo de hermandad y trabajo en común.

Tuko Pamoja es entonces lo que nos ha mantenido creciendo como Fundación después de más de 15 años, en los cuales hemos podido abrir proyectos en numerosos países como Zambia, Sudáfrica, Kenya, Mozambique, Uganda, Eswatini y Etiopía, donde en los últimos años más de 60 voluntarios han atravesado continentes para poder construir esa comprensión empática con el pueblo africano, encontrando nuestro propósito en los lazos que hemos generado con las comunidad locales donde operamos. 

Este año seguimos sumando. Javiera y Andrea, hoy responsables de nuestra operación en Etiopía, pronto recibirán a nuestros nuevos voluntarios Rafaella, Nadab y Antonia, a los que además se sumará un nuevo grupo que nos llevará de vuelta a Kenya, a seguir desarrollando nuestro proyecto de la Eco-granja.

Nos llena de emoción ver cómo tantos voluntarios han multiplicado en este último tiempo las ganas y la pasión por seguir regalando un pedazo de sus vidas para las comunidades de tantas familias africanas. Ni el Covid ni las dificultades han podido con el deseo de ayudar que nos mantiene unidos. 

Juntos, seguimos sumando. Tuko Pamoja.

Nicolás Fuenzalida, Director Fundación Africa Dream

Aterrizando como Voluntaria 

Llegué a Africa Dream , por causas totalmente inesperadas en mi vida, luego de haber pasado mi período de jubilación, y sintiendo que aún tenía un tiempo para entregar parte de mi experiencia ,  buena salud, energía y entusiasmo  entre otras.   Conversando una tarde con mi hija ,  imaginando y pensando que otro camino debía iniciar me dice” yo creo que debes hacer un voluntariado “, sin perder de vista tus conocimientos, tus intereses y tú empatía con la naturaleza, los niños y el servicio , te propongo que puedas tomar un destino hacia África, te envío una información que me llegó a mi de una Fundación, revísalo, anímate a preguntar y decide.

Parecía en un primer instante una “locura en grado máximo”, sin embargo, envíe un correo  a la Institución, me contesta muy prontamente  , el  Director Ejecutivo de la Fundación, concertamos una entrevista , y me encuentro con un hombre simpático, empático , muy risueño, atento con quien conversamos extensamente me encantó conocer el programa y algo en especial  la siguiente frase que lo reconozco y lo agradezco con un corazón gigante “ acá no hay restricción de edad si cumple con algunos requisitos y le gusta….” Ustedes comprenderán que yo salí de esa reunión como una joven recién egresada de la universidad y con una oferta de trabajo, posteriormente una reunión con otros voluntarios , muchachos jóvenes, maravillosos, algunos no tan jóvenes y me sentí en rodaje total y absoluto, solo a preparar y cumplir los requisitos, tomar mi maleta y volar a Esuatini, he esperado ese momento ansiosamente , pero, la pandemia todavía me tiene en Chile, pero, participando en la Fundación en reuniones, encuentros, informaciones, etc, a la espera de que llegué el ansiado y amado momento.

Creo en la Fundación y la siento de un grado máximo de solidaridad a todo nivel, estoy segura que personas de “mi tiempo” que la conozcan, estarían emprendiendo el vuelo junto conmigo.

Elizabeth Gabelini Alvarez.

 

¿Qué está pasando en Sudáfrica?

Esta violencia, que ha obligado al despliegue del Ejército con la movilización de 2.500 soldados, se inició el pasado viernes 10 de julio, a raíz del encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma por desacato judicial, pero se ha convertido después en una oleada de saqueos masivos y vandalismo.
Los graves incidentes se concentran en la oriental provincia de KwaZulu-Natal (de donde es originario Zuma y su mayor bastión de apoyo político) y en la populosa Gauteng (región donde están Pretoria y Johannesburgo).

En Gauteng, hasta anoche, se habían registrado 6 fallecidos y en KwaZulu-Natal, el jefe de Gobierno provincial, Sihle Zikalala, confirmó este martes en una rueda de prensa un balance total de 26 muertos sólo en esa región. Zikalala indicó que varias de las muertes tuvieron lugar en “estampidas en ese contexto de disturbios”, sin precisar un lugar.
757 arrestados
“Ningún descontento o circunstancias personales de nuestro pueblo dan el derecho a nadie a saquear, vandalizar y hacer lo que quieran e incumplir la ley”, afirmó este martes el ministro de Seguridad sudafricano, Bheki Cele, en una rueda de prensa en la que confirmó el arresto de 757 personas en todo el país.
Cele, quien en los últimos días fue objeto de duras críticas por la incapacidad de las fuerzas de seguridad de prever y manejar la ola de vandalismo, advirtió también de que los afectados por los incidentes -tanto a nivel personal como material- no deben tomarse ahora la justicia por su mano.

Apoyo a Zuma
Estos actos violentos empezaron el viernes en KwaZulu-Natal, provincia natal del polémico expresidente Jacob Zuma, quien el pasado 29 de junio fue condenado a 15 meses de cárcel por desacato judicial, al negarse repetidamente a declarar por corrupción.
Aunque el propio exmandatario se entregó pacíficamente a las autoridades a última hora del pasado miércoles, las primeras protestas se produjeron como muestra de apoyo a Zuma, en forma de cortes de carreteras.

En los siguientes días, sin embargo, no sólo se extendieron por toda esa provincia, sino que se replicaron en otras zonas, especialmente en el área de Johannesburgo, degenerando en una oleada de criminalidad generalizada.
País más golpeado por covid-19 en África
Los disturbios se producen, además, en el peor momento de una agresiva tercera ola de casos de covid-19 en el país, que es el más golpeado por la pandemia de toda África (con unos 2,2 millones de contagios y unas 64.000 muertes).
Anoche, el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, advirtió de que la caótica situación va a impactar en la seguridad alimentaria y sanitaria del país, además de suponer un severo revés para la recuperación económica en general.

Francisco Saldivia, voluntario Africa Dream

Soy Francisco Saldivia Wellmann, docente en el área de la Educación, por mas de 25 años.
Mi especialidad en el área deporte y salud, además entrenador de Básquetbol, Nacido en Chile
Chico, un pueblo al sur de la rivera del Lago general carrera, región de Aysén. Agradecido de mis
padres que me dieron la posibilidad de poder salir y estudiar en la Ciudad de Santiago. En mis
años de experiencia he podido ejercer mi profesión en ciudades tan australes como Punta Arenas
y también en el extremo norte de nuestro país en la ciudad de Antofagasta,.

Uno de mis principales motores que me llevan a ser voluntario es de joven porque tuve esa
oportunidad de salir gracias a un grupo de voluntarios que llego al pueblo hacer trabajo de verano y
desde ahí mi motivación, además de inculcar a mis alumnos lo mismo, esa vocación de servicio
tanto dentro del país como este gran sueño que los que pertenecemos a esta fundación el de
poder hacerlo en Africa que sin duda por las experiencias contadas por los propios voluntarios que
han podido ir son experiencias que seguro te marcaran para toda la vida.

Llevo casi un año en la fundación, primero agradecido por el hecho de poder ser parte de esta
bien llamada “tribu” en donde he podido conocer, compartir y aprender de todos los voluntarios, de
las personas que la componen, diferentes profesiones y oficios, gente distintas edades eso hace
que sea aun más rica la experiencia y compartir vivencia, pero sin duda el motor que nos mueve a
todos es el trabajo de voluntariado, aquí en nuestro país o bien si se da la oportunidad en Africa.
Para terminar debo agradecer a la fundación y quienes la componen, por haberme abierto las
puertas ser parte de esta tremenda obra y poder aportar un granito de arena desde mi área y
experiencia.

Hoy más que nunca con esta tremenda pandemia que vivimos a nivel mundial queda
demostrado que debemos ayudarnos uno a otros, de ser una gran tribu de hermanos y sin duda de
ir en ayuda del mas necesitado y somos llamados para ello y orgulloso de pertenecer a este gran
grupo humano .

Lo nuevo es lo que apela

Desde la singularidad de ser una fundación que mira a África, curiosamente encontramos nuestro
“motor” en la pluralidad de voluntarios profesionales con un compromiso social enorme por Chile.
Nos damos cuenta de que aquellos voluntarios que emprenden vuelo a África y se distinguen en su
experiencia transcultural, son justamente aquellos que entendieron que hay un chile vulnerado.
Se dice que una vez que uno asume su vulnerabilidad, se hace más consciente no solo de uno
mismo, sino que trata al otro con mayor delicadeza, pues uno se sabe vulnerable. Entendiendo en
este caso la vulnerabilidad a nivel personal.
Sin embargo, la vulnerabilidad a nivel nacional (material) ha quedado al descubierto durante este
período de crisis, ha dejado a un Chile al desnudo al que de alguna forma se debe seguir
arropando, ahora no con lo usado, sino más bien arroparlo con lo nuevo. Los habitantes de este
largo y angosto Chile lo han dejado de manifiesto de diversas formas en este último tiempo, “lo
nuevo es lo que apela”.
El voluntariado en Chile como en África, se distingue por crear instancias nuevas de participación,
asumiendo lo local y mirando al otro continente como una oportunidad para aportar,
reconociendo las diferencias de ambas realidades, espacios, idiomas y estilos nuevos. Lo nuevo no
es viajar a África, sino más bien, el compromiso de tener conciencia de la vulnerabilidad, y el
entender que el aporte que se hace tanto acá como allá es arropar al otro con aceptación y
respeto por ser quien es. Así como reflexionaba Humberto Maturana: “Sin aceptación y respeto
por sí mismo uno no puede aceptar y respetar al otro, y sin aceptar al otro como un legítimo otro
en la convivencia, no hay fenómeno social”.

Ser voluntaria de Africa Dream desde China

Soy María José González, Kinesióloga y originaria de la región de Valparaíso. Hace seis años que vivo en China, ya que gané una beca para cursar mis estudios de postgrado en el gigante asiático. Después de terminar mi Master en Medicina Social y Administración de Salud, decidí continuar mis estudios de Doctorado en el mismo país.

Un día estando en la Embajada de Chile en Beijing, me encontré con una revista que mencionaba a Fundación Africa Dream en un reportaje, y quise saber más información al respecto, por lo cual me comuniqué de inmediato al correo. La respuesta fue muy rápida y a los pocos días tuve una entrevista con el Director Ejecutivo. Después de una amena entrevista fui invitada a participar como voluntaria “virtual” en la Fundación, lo cual me dejó muy contenta, ya que siempre he tenido una profunda vocación de servicio y trabajar en África es uno de mis objetivos en el mediano plazo. Siendo voluntaria de Africa Dream he conocido y he sido parte de un gran grupo humano, cada reunión es una oportunidad para conocer más a los otros voluntarios, y se va formando un lazo especial, muy familiar, que puedo sentir a pesar de la distancia.  En las reuniones discutimos ideas y también escuchamos experiencias de otros voluntarios que nos van preparando para lo que podría ser la experiencia en África, aunque claro la experiencia de cada uno siempre será única, pero es muy bueno escuchar como otras personas han vivido este desafío. Por otra parte, algo que me gusta mucho de la Fundación es que el foco no está solo en África, sino también se realizan muchos proyectos y actividades en Chile, por lo cual los voluntarios están siempre activos, y contribuyendo con su trabajo e ideas también en nuestro País.

Sin embargo, siempre existen desafíos al estar lejos, como la diferencia horaria. En China tenemos 12 horas más que en Chile, por lo que a veces me resulta complicado ser parte de todas las actividades que realiza la fundación, pero trato de estar presente en todas las reuniones mensuales para mantenerme al tanto de las últimas informaciones. Además, el equipo siempre me hace sentir parte de la fundación asignándome pequeñas tareas que pueda realizar a distancia. Por eso, no importa dónde estemos, si tenemos ganas y compromiso siempre podemos encontrar la forma de participar.

Mi interés en África nace de mis estudios en Salud Global y de mi proyecto de Tesis para mi Master que se centró en los factores que afectan la mortalidad materna en África Subsahariana. Tuve la oportunidad de adentrarme más en el contexto de salud de ciertos países de África y de ver las principales carencias y problemáticas del área. Además, me di cuenta de la importancia de los determinantes sociales en salud en el continente Africano. En el año 2016, después de un año de haber comenzado mis estudios de postgrado en China, tuve la oportunidad de viajar a África, específicamente a Tanzania, y ver de cerca la gran desigualdad que existe, por lo que sentí aún más ganas de ser partícipe de un cambio.

Creo que África es un continente del que se puede aprender muchísimo, debido a la gran variedad cultural y diversidad étnica y social. Aún en algunos países de África existen grandes  desigualdades sociales que hacen que el acceso a salud para la comunidad sea un gran desafío. En lo personal me gustaría ser parte de proyectos de salud en el continente africano, y creo que Africa Dream me está dando la oportunidad de lograrlo.

Africa Dream realiza una gran labor enviando voluntarios al continente africano, y creo profundamente que si existe en nosotros ese anhelo de contribuir con nuestro tiempo y trabajo a lugares donde existen grandes carencias, deberíamos hacer todo para poder materializarlo. Personalmente, he tenido la oportunidad de formar parte de equipos multiculturales de trabajo y estoy convencida de que trabajar en equipos con personas de otras culturas y contexto es una experiencia que nos ayuda a crecer como profesionales y como personas. Hay muchas habilidades que se desarrollan, como la capacidad de adaptarse más fácilmente a nuevos contextos cuando trabajamos en equipo y una mejor capacidad de resolver problemas.

Tal vez nuestro trabajo como voluntarios no cambie el mundo ni la realidad de un determinado país, pero sí creo que puede impactar sobre la calidad de vida de algunas personas que viven en un contexto de necesidad y eso ya es una gran ganancia.

Me gustaría finalizar diciendo que ojalá que la distancia no sea un límite, sino una oportunidad para crear nuevas formas de participación e ideas que puedan hacernos llegar más lejos. Hoy debido a la globalización, y a la pandemia, muchas actividades se realizan de forma virtual, por lo que lejos de ser una limitante, creo que es una ventaja para encontrar nuevas formas de participar a pesar de las fronteras.

 

 

El desafío de lo nuevo ¿y por qué no?

Ya se cumplen diez años de haber iniciado mi aventura como voluntario en África.

África, hasta ese entonces se veía como algo lejano a mi realidad cultural, y quizás, lejos de mis prioridades de visita en ese tiempo, pero al momento de presentarse la oportunidad de poder aportar a una comunidad en este continente, me dije: ¿Y por qué no?

A fines de Marzo del 2011 estaba en un avión rumbo a África a cumplir con la misión encomendada por la fundación, y con la mejor de las ganas de entregar mi esfuerzo y conocimientos, así como conocer y aprender en un mundo nuevo para mí.

Soy agrónomo, y si bien iba a cargo de un proyecto agrícola comunitario, además, iba de profesor de ciencias naturales en el colegio de las Hermanas Salesianas en la aldea de Xitlhelani (un nombre difícil de pronunciar por lo que de aquí en adelante hablaremos de Malamulele), en donde estaba inserto este proyecto, ubicado en la provincia de Limpopo, Sudáfrica.

Recuerdo el desafío, de lo que era importante llevar, pensando en que estaría un año en un lugar alejado de las grandes urbes, de hecho la ciudad más cercana estaba como a 3 horas en bus.

Fui con lo que creí en ese momento, era lo básico y esencial que me podía servir para trabajar en el proyecto, pero lo que creí que era esencial, no era tal estando allá. Por ejemplo, se me ocurrió llevar las clásicas botas negras de goma, marca Bata, pero la verdad que al mojarse la tierra, se transformaba casi en greda por lo que no era práctica de usar, y fue descartada luego del primer uso.

Ya estando allá, uno se da cuenta que hay tres conceptos siempre presentes, que te ayudan a enfrentar de mejor forma el día a día: la tolerancia a la frustración, resiliencia y capacidad de adaptación.

Uno como agrónomo sabe que no se pueden controlar todos los factores en el ambiente, y por lo mismo uno sabe que se debe ser flexible y moverse rápido para llegar a un mejor resultado. En este caso, no puedo dejar de mencionar las plagas, si uno se confiaba en una semana, se te podía ir el trabajo de tres meses. De verdad increíble la cantidad de insectos devoradores que existen, langostas, coleópteros, milpiés, entre otros. Para esto, es bueno darse el tiempo de observar y ver qué buenas prácticas agrícolas utilizaban nuestros vecinos en el huerto, y ahí uno se da cuenta que uno nunca termina de aprender.

En el caso de la resiliencia, que es la capacidad de sobreponerse a circunstancias de adversidad en tu existencia.  En esto quiero ser bien sincero, uno llega a una cultura muy diferente, por lo que muchas veces uno se siente solo. Hay cosas que son difíciles de compartir por qué uno viene de otra cultura, y lo que es normal para la comunidad, no es tan normal para uno. En mi experiencia, y para enfrentar esto es importante generar redes dentro de la comunidad, ser participativo, y al pasar el tiempo, uno va encontrando real sentido a las cosas.

Es importante generar lazos para ser parte de la comunidad.

Muchos amigos me preguntaban en Malamulele el por qué había elegido este voluntariado tan lejos de todos mis seres queridos, y por qué trabajaba gratis. Para mi sorpresa, al pasar el tiempo, muchos de ellos se iban involucrando con el proyecto, dando tiempo para ayudar a otros, y ahí uno se da cuenta que es posible ir generando un impacto positivo en las personas. Cada avance es un gran logro.

Por otra parte, la tolerancia a la frustración es cómo enfrentamos y manejamos la frustración, que en sí es un sentimiento que no tiene nada de malo, pero hay que saber sobrellevarlo, no siempre es posible lograr cumplir con todas las expectativas en un proyecto. Para esto hay que identificar qué es lo que te genera este sentimiento y enfrentarlo.

Cuando llegué a Malamulele, lo primero que noté es la alta deforestación en que vivían, más aún, al contrastar la vegetación existente en el famoso Parque Nacional Kruger, a tan sólo 20 minutos en auto del proyecto. Por un lado uno veía árboles mutilados y con suelos altamente erosionados, versus la vegetación del parque. Dado esto, me propuse como meta reforestar  con árboles nativos el entorno del proyecto, de manera de lograr tener un huerto realmente sustentable. El árbol protege a la gente del sol, pero también da protección al suelo del viento y la lluvia, y con esto logramos cuidar el principal recurso que se le puede heredar a las generaciones para el futuro, que es precisamente el suelo.

El año 2015, tuve la suerte de volver junto a mi señora, a la aldea de Malamulele que me acogió por ese año, y tuve la sorpresa de ver que a pesar de que la fundación había dado término a este proyecto el 2014, este seguía desarrollándose, y había logrado perdurar en el tiempo, ya que la comunidad lo hizo propio. Por lo que me sentí enormemente satisfecho de saber que el trabajo de todos estos años había dado frutos.

Nunca es tarde para preguntarse ¿y por qué no?

Ignacio Vilches, Director Africa Dream

Etiopía, nuevos destinos (Parte 2)

Respecto a su cultura ¿cómo son sus comidas?

La comida tradicional es la injera, que está hecha de un cereal llamado tef.  Es un ingrediente muy popular que se deja fermentar de un día para otro. Se pone en una plancha caliente y queda muy parecido a un panqueque pero muy grande. Eso es lo que acompaña a un jugo de carne, o lentejas, y siempre utilizan el ají, mucho picante. Por lo mismo los alimentos se vuelven de un color rojo, usan mucho este ingrediente. A mí me gusta mucho la preparación.

También usan mucho ajo, mucha cebolla, jengibre. Entonces quien tiene dinero prepara esta salsa con carne, y si no hay carne usan lentejas, y de estas hay unos 3 tipos distintos. También usan las habas secas, arvejas secas y con esto se hace una salsa que acompaña a la injera.

Preparan remolacha, zanahoria y algunos tipos de col verde, se fríe con cebolla y ajo y sirve como acompañante.

Para las fiestas usan mucho el pollo, es una comida especial. Y les gusta consumir carne cruda con salsas y la mezclan con un poco de condimentos. Eso yo no me atrevo a comer, pero ellos lo disfrutan mucho.

Debo decir que la injera es costosa, no es para todas las personas y popularmente no se come muy seguido. Lo que si las bananas se consumen, y hay varios tipos. Uno de estos bananeros no da fruto, y del tallo sacan una especie de harina y con eso preparan otro tipos de alimentos que son más baratos y lo mezclan con porotos.

Hay una bebida local que preparan con cereales, que es como una cerveza y es muy buena. Además utilizan miel de abejas para esta preparación.

 

Podría contarnos ¿cómo es la educación?

El gobierno no le presta mucha atención, hablando de todos los niveles iniciales y superior. Lamentablemente la educación son muy bajos. Aquí siempre comparamos el nivel de educación con Kenya y existe una gran diferencia. Las escuelas del gobierno no son bien atendidas y los profesores no están a la altura, y así continúa hasta la universidad.

Hay si universidades privadas, pero tampoco están bien implementadas. Por ejemplo, si están estudiando algo relacionado con la salud, no tienen hospitales cerca para realizar sus prácticas y luego les cuesta desenvolverse cuando egresan. Lo mismo pasa en otras disciplinas.

La infraestructura es muy deficiente. He visto tres niños sentarse en una misma silla, con los techos y mesas malas. Los profesores de esta forma están desmotivados, además de los bajos salarios no existe interés, tampoco de los alumnos de querer aprender y ser los mejores estudiantes.

Por eso todos quieren venir a las escuelas de los religiosos y religiosas, lamentablemente nuestro número es limitado, no alcanza para todos y se hace lo mejor que podemos.

 

Donar ahora

Escríbenos
info@africadream.cl

Dirección
La Capitanía 80, Of. 108 - Las Condes, Santiago
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google