Deutsche Welle

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 100.000 personas en África se han contagiado con el nuevo coronavirus. Aunque es probable que el número de casos no detectados sea mayor debido a la falta de pruebas, ya está claro que esta pandemia ha sido menos letal en África que en Europa, por ejemplo.

Hasta este 27 de mayo, en África se han registrado 3100 muertes asociadas a COVID-19. Según los primeros análisis, la tasa de mortalidad relativamente baja puede tener que ver con la estructura demográfica del continente, ya que más del 60% de los africanos son menores de 25 años.

El hambre, el enemigo de siempre

Sin embargo, Reimund Reubelt subraya que entre los daños colaterales del coronavirus no sólo deben incluir las consecuencias de otras enfermedades: “El coronavirus también puede matar por el hambre”, alerta. El presidente de la organización humanitaria “Hoffnungszeichen” advierte en DW: “Vastas regiones de África han estado plagadas de hambre durante décadas. Actualmente, hasta 250 millones de personas están afectadas. Y ahora, un virus se ha añadido al problema, exacerbando la mala situación nutricional”.

Thomas Beckmann, de Diakonie Katastrophenhilfe, una ONG alemana de carácter confesional, tiene un punto de vista similar: “Las medidas contra el coronavirus que han adoptado muchos países han aumentado considerablemente el hambre. Los campos ya no pueden cultivarse debido a las restricciones de la producción”. La situación es particularmente dramática en África Oriental, donde actualmente hay descomunales enjambres de langostas: “La situación alimentaria ya estaba en peligro por esta plaga, y ahora estamos añadiendo la plaga del coronavirus, en otras palabras, una crisis más”, dice el portavoz de Diakonie Katastrophenhilfe, resumiendo la situación.

¿Se duplicará el número de casos de malaria?

“Con o sin el coronavirus, la malaria sigue siendo la mayor causa de muerte en África; especialmente los niños son los más afectados”, dice Javier Macías, un galeno español que ha trabajado como consultor médico en varios países africanos durante más de 30 años, actualmente en Angola. En entrevista con DW, Macías advierte que el doble de personas podría morir de malaria en África este año, si la lucha contra la enfermedad infecciosa se ve obstaculizada por la pandemia del coronavirus.

A finales de abril, la OMS también advirtió de un aumento inminente de las muertes por malaria: Según la OMS, en el peor de los casos se esperan 769.000 muertes por paludismo en el África subsahariana en 2020, el doble que en 2018. A modo de comparación: en el peor de los escenarios, la OMS espera actualmente entre 83.000 y 190.000 muertes directas por COVID-19, si no hay medidas de contención.

El coronavirus frena lucha contra SIDA y tuberculosis

Según Anne Jung, ya hay problemas en la lucha contra la tuberculosis, por ejemplo. Esta enfermedad es tan contagiosa como el coronavirus, y a menudo es mortal: “Debido a la actual pandemia, los tapabocas que son necesarios para tratar a los pacientes de tuberculosis faltan en todas partes de África”, advierte Jung.  La ONG “Stop TB Partnership” advierte que las alteraciones relacionadas con COVID-19 en la atención de la salud en el África subsahariana podrían dar lugar a 6,3 millones de casos adicionales de tuberculosis y a 1,4 millones de muertes más entre 2020 y 2025.

Además, la tuberculosis suele estar asociada al sida, en particular en África. Según la OMS y el ONUSIDA, el tratamiento de los pacientes de sida también está ahora limitado. Debido a que el suministro de medicamentos antirretrovirales ya no puede garantizarse en muchos lugares, más de 500.000 personas adicionales podrían morir este año y el próximo por enfermedades relacionadas con el sida.

 

Puedes leer la nota en: https://www.dw.com/es/hambre-tuberculosis-malaria-y-sida-daños-colaterales-del-coronavirus-en-áfrica/a-53590793