Fran, cuéntanos sobre ti y lo que te caracteriza
Mi nombre es Francisca Lechuga, tengo 24 años y soy Educadora de párvulos. Creo que me caracterizo por ser una persona proactiva, que lucha por sus ideales y creencias. Me encantan los animales, la naturaleza y todo lo que implique actividades al aire libre.
¿Cuál es tu interés por realizar un voluntariado?
Poder aportar, desde mi capital cultural y profesional a personas que se ven enfrentadas a altos niveles de desigualdad. Mi idea es entregar lo mejor de mi, basando mis interacciones y pedagogía en un clima positivo para generar relaciones interpersonales de calidad. Está demostrado, el impacto que tiene de la emocionalidad en el aprendizaje y en la forma de afrontar la vida, por lo que a mi parecer, el amor y respeto hacia el otro es algo que debe ser educado (y entregado) desde los primeros años de vida.
Además, me encantaría conocer las miradas y entendimientos del mundo desde otras culturas, generando así, aprendizajes recíprocos en este intercambio.
¿Por qué optaste por un voluntariado en África?
Siempre he escuchado que las condiciones de vida en el continente Africano, no son las más favorables. Mujeres y niños/as, se encuentran entre los grupos de personas más olvidados y desfavorecidos al momento de resguardar sus derechos humanos. Me llama enormemente la atención que la desigualdad e injusticias estén marcadas por el lugar donde nacemos. Es por esto, que nace en mi el deseo de aportar a esta situación desde mis posibilidades y vocación.
¿Qué te motivó de la fundación Africa Dream?
Que es una fundación simple y comprometida con su labor y voluntarios. Se preocupan de generar un clima positivo y amistoso entre las personas, además de cada detalle del proceso.
¿Qué mensaje le darías a aquellos que la piensan pero no se atreven a ir?
Que lo hagan, que se atrevan a vivir la experiencia y a soltar, por que de eso se trata la vida, de soltar para dar paso a nuevas oportunidades y experiencias.
¿Qué podrías decirle a los socios de Africa Dream?
Que sin ellos/as todo esto no sería posible, que gracias a sus aportes los voluntarios podemos realizar una experiencias plena. Muchísimas gracias, ya que su forma de colaborar es muy valorable.