La sociedad actual es individualista, pasamos varias horas del día en piloto automático (de la casa al trabajo y del trabajo a la casa) y siento que cada vez menos interactuamos con el del lado. Por lo cual, el voluntariado promueve la empatía y solidaridad, permite hacer una pausa en un día ajetreado y compartir para lograr una meta en conjunto. Te enseña habilidades que son importantes hoy en día.

Creo que lo más importante es sentir que estoy haciendo un impacto en la sociedad, pequeño que sea, a alguien ayudo y con eso me considero satisfecha. Otro punto, es conocer gente nueva y sentirme parte de una comunidad.

Hacer un voluntariado en África tiene muchos motivos. Creo que la gente percibe mayores carencias en el continente africano, como más urgencia en salud o en educación. Sin embargo, en Chile también se vislumbran necesidades no satisfechas y que son dignas de tomar en cuenta por las personas. Por lo cual considero que ambos voluntariados son relevantes.

A todos los invito a ser parte de la fundación, a hacerse socios, porque se contribuirá a la realización de proyectos que ayuden a mejorar la calidad de vida de los habitantes. Asimismo, los voluntarios que regresen fomentarán una sociedad más igualitaria y empática, debido a que todo lo aprendido, lo incorporarán en su día a día en Chile.