Rodrigo Mercado

Director Ejecutivo Africa Dream

Nuestro contexto nacional este año nos permite mirar las fiestas de navidad y año nuevo con una mirada distinta. Pero no tan solo mirarlas, sino que además, la realidad nos invita a asumirla y vivirla desde una perspectiva nueva.  Si bien su mensaje de paz y amor sigue siendo válido, sin embargo, este año este mensaje se presenta con marcados matices de solidaridad, empatía y apoyo.

Por lo tanto, es una navidad que nos invita a encarnar lo que acontece, como las necesidades tan reales que han sido parte de muchas demandas. Por otra parte, una navidad en que los locales comerciales no han podido vestir sus vitrinas para publicitar sus productos  al igual que los medios de comunicación que han estado escasos en su propaganda. Podría decir una navidad cauta y expectante.

Recuerdo mi paso por Africa rural durante casi seis años, donde la celebración de navidad tenía que ver con la música que resonaba en los tambores, la comida comunitaria y el simplemente entenderla como un agradecimiento a la vida. Allí, nunca vi un regalo que pasará de mano en mano, ni la invasión de los medios de comunicación con su “estallido navideño”.

Hoy la realidad concreta que vivimos nos interpela para que asumamos la navidad con dos focos. Por un lado abrirnos a entender las demandas de millones de personas por una mejor calidad de vida. Por otro lado, como oportunidad de una navidad más humana, más al estilo africano, donde la música, la cercanía del encuentro al compartir una comida y el agradecer a la vida, puedan contribuir que ésta también sea una navidad con más contenido, una feliz Navidad!