Desde mediados de 2018, Africa Dream extendió sus operaciones a la ciudad de Concepción, en la región del Biobío. Así, por primera vez en 14 años, la fundación cuenta con un equipo de voluntarios que desarrolla actividades con regularidad a lo largo del año y trabaja por contagiar al resto de los chilenos con el sueño de mejorar la vida en África.

La creación del equipo se gestó a partir del interés de nuestra fundadora, Janet Spröhnle, de descentralizar la fundación y crear nuevas oportunidades para que jóvenes profesionales de regiones pudieran participar, apoyar y cooperar en labor realizada a nivel internacional. Esta iniciativa se vio favorecida por el ánimo que ya se encontraba latente en la zona. “En la ciudad de Concepción ya se habían establecido contactos entre interesados del Biobío y los trabajos de voluntariado de la fundación en África. Esto ha ido en incremento en los últimos siete meses, con la incorporación de nuevos voluntarios de distintas profesiones y distintas universidades de la zona al equipo regional”, cuenta Pablo Mellado, Brand Manager en Concepción.

Rápidamente, la conformación de un equipo de trabajo fue tomando forma, con la motivación de contribuir, ayudar y apoyar con conocimiento especializado en distintas áreas. “Aquí tenemos mucho para aportar a las comunidades africanas más desamparadas, en especial en el área de la alimentación, salud y educación. Queremos lograr un cambio que sea verdadero, continuo y sobre todo sostenible en el tiempo, con la principal característica de co-crear soluciones con las comunidades que lo necesitan”, dice el Coordinador Regional, David Rodríguez.

Así mismo, el grupo adoptó la misión de realizar un “voluntariado espejo” en Chile, con el fin de que los nuevos integrantes puedan familiarizarse in situ con las labores que realizarán a través de la fundación en África. “Esto es muy importante, porque permite desarrollar aptitudes como la voluntad, el compromiso, la dedicación, la ayuda al prójimo y el trabajo en equipo, que son habilidades que van más allá de la profesión”, declara Fernanda Gómez, Coordinadora de Voluntariado.

Actualmente, el equipo está compuesto por doce voluntarios activos, incluyendo al equipo directivo. Cada voluntario pertenece a distintas áreas, entre los que se cuentan enfermeros, agrónomos, ingenieros, profesores, matronas, entre otros. Según Fernanda, “esto genera un ambiente variado, con diversos puntos de vista, logrando potenciar nuestras habilidades e ideas”.

02

 

Un arranque a mil por hora

Para el equipo Concepción, el trabajo comenzó a toda máquina. “Sin duda lo más importante fue el comienzo, donde sentamos las bases del equipo que tenemos el día de hoy”, dice Pablo Mellado.

Uno de los eventos más destacables fue la participación en el MCA Festival en Sur Activo, la que sería la primera intervención oficial de la fundación como equipo regional. En esa instancia se generó una muy buena recepción por parte de la comunidad, lo que permitió captar a los primeros socios regionales y mostrar la labor de Africa Dream a una gran cantidad de personas interesadas.

Desde entonces, el equipo ha realizado en promedio tres actividades por mes, las cuales han estado enfocadas en difundir el espíritu de la fundación y captar nuevos socios. “Este 2019 tenemos como objetivo mantener este número de actividades, pero dándole más énfasis a captar nuevos voluntarios que quieran ser parte del equipo regional y aumentar el número de socios en la región”, afirma David Rodríguez.

Por otra parte, el equipo trabaja en la organización de dos eventos que permitan compartir con la comunidad en los meses de abril y noviembre.

 

Una pasión compartida

El equipo regional fortalece la tarea formada a fines de 2004 en Santiago,  ampliando los horizontes de la fundación no sólo en el continente africano, si no también en Chile.

La labor del equipo nos ha permitido seguir difundiendo el espíritu de tribu y el trabajo de Africa Dream, generando mayores oportunidades y mucho más crecimiento. “El logro del año 2018 en Concepción fue maravilloso, y esto sólo fue posible gracias al aporte de los voluntarios y socios, los que nos ayudan a seguir soñando con un África con mayores oportunidades”, dice Fernanda Gómez.

Según señalan desde el interior del equipo: “Cada aporte, cada socio y cada voluntario construyen un sueño en África. Ellos creen en la fundación y en nuestro proyecto, lo que nos impulsa a acrecentar la pasión del trabajo y materializar una vida mejor para las comunidades del África Subsahariana. Independiente del tamaño del aporte, ya sea monetario o personal, contribuye a generar un cambio donde más se necesita”.