Monthly Archives: Marzo 2019

Mis días en Naigobya

Mayra Rujano
Voluntaria Africa Dream

Los días en Naigobya comienzan muy temprano, a eso de las 4 -5 puedes escuchar los primeros cantos musulmanes y a partir de las 6.30 empiezas a ver niños y niñas caminando a sus respectivas escuelas. Los ves de todas las edades, un carnaval de uniformes, solos, acompañados, en grupos, hermanos agarrados de la mano, todos animados de ir a la escuela y vaya que se esfuerzan por ir y de llegar a tiempo.

Después de mi llegada a la aldea, de haber conocido las escuelas en las que estaría trabajando y de haber terminado los detalles finales para dar inicio al programa llega lo que llamo “el primer contacto”, comenzamos por St Paul School con los niños de P1 (Primaria 1) con una audiencia de 27 niños entre edades de 6 a 8 años. En vista que era la primera vez, decidí iniciar de a poco, con el tema más fácil: la boca y sus partes. Sosteniendo mi espalda estuvieron los profesores quienes me ayudaron con el manejo de los niños y por supuesto, con la traducción inglés-lusoga.

Para mi sorpresa, estos pequeñines ya manejaban algunas palabras en ingles y podían decir mouth, teeth y tongue con mucha facilidad y naturalidad. Es claro que, como era la primera vez que me veían, había mucho temor y vergüenza de por medio, pero bastó hasta que llegáramos a la parte del juego para que todos se animaran a participar. Fue en este momento donde me gané un baile y un abrazo grupal.

Como el primer día fue calmado y holgado de tiempo, decidí ver de una a vez a los niños de P2 (Primaria 2), niños entre 7 – 9 años de edad, quienes también hicieron un excelente trabajo y me recibieron con mucha hospitalidad.

Algo curioso acá es que los salones no siguen una secuencia estricta en cuanto a las edades. En P1 que es como un primero básico —supuestamente para niños entre 6 – 7 años— puedes encontrar niños de hasta 9 años. Esto sucede porque no todos los niños inician la época escolar como está “establecido”, pero creo que eso no es relevante, lo importante es que vayan a la escuela.

Después del primer contacto ya me movía de forma más libre, incluso me atreví a arrendar una bicicleta para irme en bici a las escuelas, en especial a  Naigobya Primary que era una escuela un poco mas lejos, pasando el conocido centre, pero lo especial de este trayecto es que pasaba por un camino con muchos árboles que me refrescaban y después me esperaba una pequeña “colina” que siempre me desafiaba, me hacia sudar y llegaba hiperventilada a la escuela. Esta, sin duda alguna, es la escuela que más me sorprendió. Es gigante, con 800 alumnos, una asistencia de casi 100 alumnos por salón, pero con profesores comprometidos que trabajan día a día con no menos de 60 niños en su clase.

Al término de la primera semana, ya tenía una rutina armada que variaba según la escuela a la que iba. Cada mañana sentía emoción y entusiasmo por enseñarles algo nuevo, pero lo que más me motivaba eran sus reacciones. Ya para la segunda semana, ya era un familiar e incluso empezaron a llamarme muzzungo, que significa “blanco” en un sentido positivo. Esta palabra todos la utilizan, es clásico escuchar “muzzungo bye” pero como nos encontrábamos en la escuela, no se atrevían al principio.

Una de las cosas ricas de salir todas las mañanas era que me dieran los buenos días y que yo, al responder sabiendo lo mínimo de lusoga, la gente igual sonriera; y que a pesar de que todos me veían pasar todos los días, igual me saludaran, en especial los niñitos que salían corriendo a alcanzarme.

Enseñando a través del juego estuvimos por tres semanas, entregando herramientas de fácil aplicación a los niños de estas escuelas, siguiendo así el sentir y la motivación de este proyecto, que es, el poder de la prevención. Durante este tiempo tuvimos la presencia de mas de 200 niños que participaron en los talleres en donde aprendieron una correcta técnica de cepillado, la importancia de lavar nuestros dientes al menos dos veces al día, qué hacer cuando sentimos dolor y cómo prevenir enfermedades dentales como la caries.

Estos niños me sorprendieron gratamente cuando llegamos a la tercera semana, donde realizamos actividades de repaso y recordaron absolutamente todo: realizaron técnica de cepillado perfecta, recordaron qué es bueno y qué es malo para nuestros dientes, entre otras cosas más, demostrándome que a pesar de la barrera del idioma, el mensaje llegó y fue asimilado. Sin duda esto me demuestra que los niños en Naigobya son extremadamente inteligentes y se interesan por aprender algo nuevo.

Naigobya marcó un hito en mí, y fue el inicio de una nueva vida llena de otras perspectivas, vivencias y herramientas. Se convirtió en un lugar donde reflexioné mucho, pero al mismo tiempo, me dio mucho descanso. Un lugar que me demostró que podemos llevar un vida más simple, sin tantas ataduras, que somos capaces de convivir con otras culturas y otras realidades y que a pesar de todas las necesidades que estas personas tienen, pueden ser felices, en especial, los niños.

Ir a Uganda fue sin duda un sueño cumplido que sobrepasó mis expectativas, en donde los actores principales fueron esos 254 niños (más nuestros vecinitos) con los que compartí  y que llenaron mi corazón con su gratitud, amabilidad y amor.

Gracias Naigobya.

Desafío de la Diversidad Cultural ¿multiculturalidad?

Rodrigo Mercado
Director Ejecutivo

El término diversidad es de origen latino: “diversitas”, que se refiere a la diferencia o a la distinción entre personas, animales o cosas, a la variedad, a la infinidad o a la abundancia de cosas diferentes, a la desemejanza, a la disparidad o a la multiplicidad.

Hace algunos años  que nuestra cultura comenzó a entender que la diversidad era desafiante e inspiradora. Somos más conscientes que ya no somos solo chilenos, sino que dentro de Chile tenemos a nuestros pueblos originarios, por generaciones quizás, olvidados, relegados, ignorados…. que también habitan en el territorio nacional.

Cuando conviven varias culturas diferentes en un mismo territorio se habla de multiculturalidad, y no necesariamente deben existir relaciones igualitarias entre los diferentes grupos culturales, sino una interacción sana, de valoración mutua, reconociendo igualmente al otro como distinto (interculturalidad).

En nuestra cultura  local,  hoy se suman además las culturas que han llegado de diversas partes del mundo. Las más recientes son las centroamericanas, que definitivamente  han traído otro color, música y espontaneidad a nuestro país, entre otros valores.

África como continente está llena de esta cohabitación de culturas (multiculturalidad), que se da de una manera natural, única, y rica en estilo. Kenia, siendo la cultura que acoge a la fundación en estos momentos, no está exenta de esta multiplicidad de culturas y no deja de desafiar a quien nunca ha crecido en esta riqueza cultural (nuestros voluntarios).

Generalmente, cuando pensamos en la cultura de Kenia se nos viene a la memoria la famosa cultura Masai, distribuida en Kenia meridional, Tanzania septentrional y aunque en mucho menos medida, en la cultura de Etiopía. Aunque existen aproximadamente 42 grupos étnicos que conforman la cultura de Kenia, y cada uno posee sus propios patrones culturales claramente identificados, todos tienen también puntos en común que se pueden observar, por ejemplo, en la similitud de las lenguas, la cercanía geográfica y la proximidad racial.

La cultura y las tradiciones nos forman y sin lugar a dudas, formarán también a quienes harán vida en Kenia. El desafío de nuestros voluntarios es aportar también con su propia cultura en esta amalgama única, rica y diversa que es la interculturalidad. El desafío es poder captar también la esencia de aquello que lleva años forjándose y creciendo no solo como identidad cultural sino también como nación.

Por esta valoración de la diversidad cultural es que la fundación Africa Dream sigue creyendo en sus proyectos y confía en que sus voluntarios asumirán el gran desafío de ser uno más en un contexto que desde los orígenes siempre fue multicultural.

Donar ahora

Llámanos
+56 2 29 13 9616

Escríbenos
info@africadream.cl

Visítanos
Av. Apoquindo 3039 Piso 9 – Santiago
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google