Monthly Archives: Septiembre 2018

Nshima

Diana Vásquez
Voluntaria Africa Dream en Sichili, Zambia

Olvídate del dinero, olvídate de la atención médica, olvida un sistema educativo barato y que funcione. Si hay algo en lo que los zambianos no pueden prescindir todos y cada uno de los días, es nshima.

Sin duda cada habitante en Zambia come esta masita, mañana, almuerzo y cena, sin excepción. Y a ellos les encanta… ¡pero les encanta! Priva a un zambiano de su nshima por más de 12 horas y comienza a sufrir de sudores fríos y delirios. Sin exagerar creo que si le haces escoger entre agua y nshima, un zambiano, lo piensa.

Las distancias que la mayoría de la población del sur de África recorrería por un plato de este alimento básico de polvo de maíz, conocido como mealie meal en su forma machacada, son asombrosas. Muere gente por peleas cortas entre dueños de molinos en su afán de rebajar el precio para obtener más clientes.

Recuerdo la vez en que falleció un querido profesor en una localidad aledaña por lo que decían había sido brujería, por inaugurar un nuevo molino cerca de otro y atreverse a rebajar el precio de la molienda por su reciente inauguración, o la vez que un alto comisionado zimbabuense recogió a alguien en un Mercedes conducido por un chófer desde el aeropuerto de Heathrow debido a que le habían traído mealie meal con ellos en el vuelo, o el diplomático que envió una bolsa de harina de maíz desde Zambia; no puedo imaginar cómo se discute con una bolsa de harina sobre quién tiene el asiento de ventana en el avión.

Nshima está hecho de harina de maíz molido: granos de maíz duro, blanco y molido. Esta harina de maíz se hierve en agua y luego se ‘palea’, no se agita ni se bate, para crear una masa espesa que ellos le dan forma de hamburguesa y a lo que le llaman bollo (“lump”).

Esta harinilla es muy abundante y barata y explica por qué el maíz es tan importante para Zambia, cada pedacito de tierra desde los márgenes de la carretera hasta las canchas de fútbol cubiertas de maleza, se usa para cultivar este elemento básico en la estación lluviosa de los meses de noviembre a febrero.

La harinilla maiz en su versión “Super breakfast” y “Roller meal” viene en bolsas de 25 kg, alimenta a una familia de tres personas por un mes y cuesta alrededor de 7dólares por bolsa, eso es alrededor de $190 por kilo. El plato se come generalmente con algún tipo de condimento: porotos, repollo frito, pollo, pescado o tomates. Antes de comer, se pasa un cuenco de agua para lavarse las manos y está muy mal visto no hacerlo, incluso si, el cielo no lo permita, no se está comiendo nshima. A continuación, se come con las manos formando pequeñas bolas untadas en el jugoso acompañamiento.

Personalmente me gusta la masita, pero después de un año y medio visitando gente y compartiendo mesa, ya parece he desarrollado una especie de resistencia a su elaboración que me hace sentir como el sommelier de la nshima entre los extranjeros, el punto es que acá eso no tiene mucha gracia porque todos son muy habilidosos con su preparación y si osas fallar la cocción o la consistencia prepárate para una montonera de comida de sobra en los platos y de paso darles un festín a los perros.

Esta maravilla culinaria varía en nombre y grosor dependiendo de donde viajes por acá al sur de África. En Malawi, por ejemplo, la nshima tiende a ser bastante suave, especialmente si está preparada a partir de harina super refinada y los malauíes dicen que la sadza, de Zimbabwe, sabe a hormigón. Desde el punto de vista zimbabuense, el malawi nshima es como porridge de avena, en cambio los zambianos viven felices con algo intermedio.

Procedente de un país que realmente tiene pocos platos verdaderamente nacionales, es difícil comprender cuán importante es realmente este recurso. Se han iniciado guerras por nshima y los zambianos han nombrado a sus hijos en honor a ella. Si alguien le preguntara a un zambiano qué es lo que ha convertido a Zambia en lo que es hoy en día, entonces pondría mi propio peso en mealie meal que la respuesta sería: nshima.

Una propuesta para afrontar la inmigración

Rodrigo Mercado
Director Ejecutivo Africa Dream

La llegada de inmigrantes al país es una realidad que ha transformado el rostro de la nación y con la cual debemos convivir. Se podría decir que en ocasiones no es bien vista por los inconvenientes que ha acarreado este movimiento en ámbitos de oportunidades laborales, economía, salud y seguridad social, solo por mencionar algunos.

En Fundación África Dream creemos que esta realidad también posee ventajas que no han sido exploradas en su totalidad. Lo anterior, pensamos, se ha producido solo por el desconocimiento entre culturas foráneas, sus rituales y cosmovisiones divergentes, dificultándose la interacción laboral y social entre la cultura que recibe y quienes llegan buscando una mejor expectativa de vida.

Proponemos aportar desde nuestra experiencia transcultural en la integración y capacitación en el encuentro de culturas. Facilitar la adaptación de los inmigrantes -especialmente africanos- y preparar a la cultura que recibe, cuya finalidad es lograr una consolidación y aceptación de culturas, en donde se resguarden las relaciones interpersonales basadas en el respeto a las tradiciones y costumbres que cada cual puede entregar.

Un indicador de esta tarea será el aporte de los africanos residentes en Chile en la sociedad civil y su integración, lo cual fortalecerá la toma de decisiones en políticas públicas respecto de una oferta concreta de integración.

Sería interesante crear una oficina para tales fines, la cual deberá contar con personal idóneo en áreas como antropología, sociología, comunicaciones y lenguas, que permita funcionar como un equipo con objetivos comunes.

 

Fuente: Fundación Base Pública, +100 propuestas de la sociedad civil para un nuevo gobierno (2018-2022)

Donar ahora

Llámanos
+56 2 29 13 9616

Escríbenos
info@africadream.cl

Visítanos
Av. Apoquindo 3039 Piso 9 – Santiago
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google