Monthly Archives: Enero 2017

El Conejo y el Sombrero

Por Benjamín Morel

Médico voluntario en Sichili, Zambia (año 2016)

Ya ha pasado un año desde que comenzó mi aventura en Zambia, y mientras recibo a los nuevos voluntarios para realizar el traspaso no puedo evitar evaluar todas las experiencias que he vivido este año. Las alegrías, las tristezas, la melancolía, los aprendizajes, etc. Difícil es poder explicar tantas emociones que todavía no logro entender completamente, y la tarea se hace más difícil aún cuando los nuevos voluntarios intentan desprender de nosotros algunos de nuestros aprendizajes y vivencias de este año. Puedo decir con toda sinceridad de que me siento completamente ignorante de mi mismo en este minuto.

Pero aquella ignorancia no es por alguna limitación cognitiva. En cierta manera es una ignorancia electiva. Es comer con los ojos vendados y disfrutar el sabor sin saber exactamente lo que se esta probando, para luego decantar poco a poco lo que fui disfrutando. Es volverse en aquel niño maravillado que ve un conejo saliendo de un sombrero, sin intentar descubrir el truco sino más bien disfrutando del espectáculo boquiabierto dejando la remota posibilidad en mi cabeza de que la magia realmente existe.

Y ahora estoy en la plataforma esperando pacientemente aquella locomotora que me ha de llevar de vuelta a casa por un camino distinto por el que me vine, y veo a los nuevos voluntarios ansiosos de subir hacia aquel tren que no saben a donde los ha de llevar. Podría comentarles como es el camino, podría decirles lo que ha de venir, podría advertirles de los peligros para que estén preparados. Podría decirles que el conejo está debajo de la mesa en donde se apoya el sombrero y explicarles cada truco que ha de venir en el show para que lo entiendan mejor. Pero… ¿para qué arruinar un buen espectáculo con un sobre valorado entendimiento, y no dejar que su viaje sea único, a su manera?

Quizás el día de mañana parado en la plataforma nos encontremos tu y yo, en direcciones opuestas, perpendiculares, cruzadas o similares. No me cuentes de tu viaje, no me hagas ir a los mismos restaurantes que tu, no evites que cometa algunos errores triviales en la absurda manía de buscar la perfección en cada experiencia. Aconsejame como aquel oráculo que permite la libre interpretación de lo inevitable, comparte tus alegrías y sabiduría sin trazar un camino predestinado, déjame maravillarme con el conejo que habrá de salir en la próxima estación y recibe con cariño las historias que he de contarte.

Con este escrito me despido de un año de crónicas, reflexiones y experiencias, gracias a todos quienes me leyeron y a través de ello compartieron mis vivencias. A todos ustedes les prometo que desde Chile seguiré escribiendo desde cada estación, desde cada iluminación y destello de genialidad que me permita entender poco a poco lo que he vivido en estas 20 crónicas zambianas.

Por qué no aceptar lo que estaba ocurriendo sin pretender explicarlo, sin sentar las nociones del orden y el desorden?

– Julio Cortázar

WhatsApp Image 2017-01-12 at 11.55.13 AM WhatsApp Image 2017-01-08 at 8.40.29 AM

La vida en el huerto de Sichili

En el huerto de Sichili se trabaja con 3 ayudantes, quienes se ocupan de hacer todas las labores, tales como: regar, desmalezar, ordenar, cosechar, etc. A su vez se encargan de recibir a la gente que llega todos los días. Algunos llegan a comprar verduras, otros a aprender y ver el funcionamiento del huerto, y otros, finalmente, a trabajar a cambio de verduras para su comida.

Gracias al trabajo del huerto de Sichili, dos de los ayudantes están yendo a estudiar cada cierto tiempo. El sueño que ambos persiguen es capacitarse para el día de mañana volver y hacerse cargo ellos del huerto y asegurar su continuidad.

La producción siempre es muy variada, nos preocupamos siempre de tener una alta diversidad de cultivos, lo que ayuda a evitar las plagas, mejoramiento de suelo y también tener alimentos diversos para la comunidad.

El principal problema del último tiempo ha sido el calor, sobre todo en el mes de Octubre, en el cual hubo más de 40° C todos los días, haciendo difícil el manejo del predio. A esto se sumaron cortes de luz recurrentes, que hicieron el desafío aún mayor. Pero ya estamos en Enero y el problema va pasando, porque nos encontramos en la época de lluvias, con lo cual las temperaturas son más agradables tanto para los cultivos como las personas. Durante este período las personas de la comunidad siembran maíz de forma manual, con fe de que llueva y que los rendimientos sean los esperados.

En Abril es cuando se cosecha, y de esto depende la alimentación de las personas del sector. Este grano luego de secado se muele y se come en forma de Shima, una comida típica de Zambia y sus países vecinos.

Además del trabajo en el huerto mismo, se visitan otras comunidades para ver formas en las cuales se puedan mejorar los cultivos y así se opte a una mejor calidad de vida. En este punto actualmente se está desarrollando un programa de mermeladas que, aunque suene simple, es una buena solución para conservar mangos, para así no desaprovechar la cantidad de fruta que hay, y que en otras épocas puede ser consumida cuando escasee.  El problema de esto es que les ha gustado tanto la mermelada, por lo que no se está guardando para más adelante, sino que por el contrario, ¡la ingieren a cucharadas! Creemos firmemente que es un proceso, ya que luego de que una persona se aburra la podrá guardar para más adelante, por lo que no queda más que hacer y hacer mermelada.

huerto-2016-2 huerto-2016-3 huerto-2016

¿Por qué?

Por Benjamín Morel.

Médico voluntario, Sichili, Zambia, 2016.

Prácticamente un año ha pasado desde que comenzamos nuestro viaje a Zambia y en la recta final de nuestro voluntariado la misma pregunta surge una y otra vez… ¿Por qué África? ¿Por qué Zambia? Entre tantos lugares en donde podemos  ayudar, incluyendo nuestro propio país, por qué decidimos dejar atrás a nuestras familias y amigos por un pueblo tan distinto al nuestro y tan desconocido para nosotros.

Como un político en medio de su campaña, repetí la misma respuesta acorde a un guión hecho por mí mismo y que llegue a creer profundamente: Que las necesidades de África y Zambia son mucho mayores que las nuestras, que es un pueblo golpeado por la indiferencia, que es donde creo puedo desarrollar más mi vocación de servicio, etc. Y si bien todas estas son buenas razones y en gran parte influyen en mi decisión de entregarme a un pueblo ajeno, sería insensato decir que esa es la razón principal.

Como todo hombre joven lleno de energía, crecí con delirios de grandeza de que podría cambiar el mundo. Me inscribí en una par de ONG´s, marché por causas que consideraba justas, trabajé en distintos voluntarios y discutía con fervor mis ideas. Como todo hombre joven lleno de energía que intenta cambiar el mundo, sufrí con los mismos tropiezos que sufren todos los que buscamos el mismo fin. Las frustraciones, las efímeras alegrías, el cansancio físico y psicológico, todo por esa idea incorregible de que sí somos capaces de hacer una diferencia. Quizás en parte por una suerte de vanidad que se niega a aceptar nuestras limitaciones y fracasos, o quizás porque la idea en sí misma es, como mencioné antes, incorregible, los voluntarios seguimos trabajando por un mundo mejor. Y ese camino de búsqueda nos lleva a los lugares más impensados, buscando encontrar en algún recóndito pedacito de tierra el punto de inicio que haga una verdadera diferencia.

Los voluntarios somos capaces de llegar hasta donde nos alcancen los pies y el dinero ahorrado en búsqueda de ese santo grial que creemos será el punto de quiebre entre el mundo de ayer y el de hoy.

Es cosa de leer las noticias, el mundo nos necesita, ya sea en Aleppo, en Gaza, en Haití, Zambia o Chile. El mundo necesita de hombres y mujeres jóvenes llenos de energía, con ideas acerca de un mundo mejor. Somos un pueblo nómade que busca su alimento espiritual en cada extraño que podamos ayudar, queremos ser acción y ejemplo, ser fuerza e inspiración para que nuestro delirio sea colectivo. Y es así que entre casualidad y oportunidad nuestra búsqueda nos llevó a Zambia. Nos embarcamos sin saber bien el por qué, nos embarcamos porque era necesario, porque podemos y debemos ser consecuentes con nuestra locura que nos impulsa a seguir caminando, regalando en nuestro paso sonrisas a extraños y tiempo a aquellos desconocidos necesitados.

 

“Los viejos tenemos el conocimiento. Los adultos tienen la seguridad. Los niños tienen la ilusión. Pero sois los jóvenes los que tenéis el poder para cambiar el mundo.”

Laura Gallego García

img-20161116-wa0022

Gratitud

Iniciando un nuevo año, lo que más surge es agradecer.

Agradecer por todo lo que tenemos, tomando consciencia que somos muy privilegiados. Agradecer por todo lo que logramos realizar como Africa Dream, hasta el día de hoy.

Agradecer por los maravillosos 4 voluntarios que hemos tenido este ultimo año en Sichili. Agradecer por el férreo, apasionado y unido equipo que logramos armar en Chile,  lleno de mística y trabajo.

Agradecer por todos los socios que hacen posible nuestro proyecto  y, especialmente, a los que durante 2016 se sumaron a nuestra Fundación, pese a que fue un año en donde fue más difícil entregar.

Agradecer por la fuerza que este proyecto tiene en nuestros corazones, y que nos hace seguir adelante y salir airosos, incluso cuando hay dificultades y desafíos que se nos presentan.

Agradecer que nuestros espíritus estén llenos de urgencia  por  ayudar a los mas necesitados, y porque la sensibilidad y empatía no se van de nuestras vidas.

¡Bienvenido 2017 y ayúdanos a llenar de más amor al mundo!

Donar ahora

Llámanos
+56 2 29 13 9616

Escríbenos
info@africadream.cl

Visítanos
Av. Apoquindo 3039 Piso 9 – Santiago
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google