Monthly Archives: Noviembre 2016

Libro de Poesía y Fotografía que nos conecta con África y los Himalayas es lanzado en Casino Sun Monticello

portadalibro

 

“El Tesoro de los Pantalones Bordados” nos vincula con la riqueza de África y los Himalayas,  mostrando desde una perspectiva poética el  legado de estos lugares, muchas veces estigmatizados. 

 

A través de fotografías, poemas y prosa poética, devela desde la visión de una chilena cómo África está más viva que nunca y cómo la cultura que ellos poseen es hoy un aporte para nuestras vidas diarias. 

Con la presencia de la Presidenta de Fundación Africa Dream, Janet Spröhnle, y del empresario y alpinista, Rodrigo Jordan, se lanzará este martes 29 de noviembre en el centro de Eventos de Sun Monticello,
el libro
El tesoro de los pantalones  bordados: De los
Baobabs a los Gundrums
”, de la psicóloga y Directora de Fundación Africa Dream, Viviana Zambrano Perroni.

El lanzamiento, que contará con palabras de Janet Spröhnle y con la presentación  de Rodrigo Jordán, estará acompañado de una exclusiva muestra fotográfica de lugares de África y los Himalayas, que son el resultado de un profundo viaje en el cual la gente y cultura quedan expuestos en el lente de Viviana Zambrano, al igual que en la narración y en el resto del libro.

Y es que en definitiva El
tesoro de los pantalones bordados
es el resultado de la pasión por las letras, el lenguaje poético, los viajes y la fotografía. Este libro es un sueño hecho realidad, un registro poético y fotográfico que habla de un viaje interior que comienza en las raíces africanas
y se eleva a las alturas de los  
Himalayas.

Sun Dreams  Chile, organización a cargo de la producción y edición del libro,  lo tendrá a la venta en todos sus hoteles, para que  los  huéspedes puedan  adquirirlo, de tal manera que lo recaudado económicamente sea  entregado a la Fundación África Dream, organización que entrega ayuda social sustentable a comunidades rurales de África, involucrándose de forma directa en las comunidades mediante la presencia permanente de voluntarios profesionales chilenos de distintas áreas, quienes respetan, valoran y potencian las dimensiones culturales locales y propician un aprendizaje recíproco y un espacio co-construido. Actualmente su operación se encuentra en la aldea de Sichilli y la de Namakala,  en Zambia. En años anteriores han tenido proyectos activos en  Kisumu y Rota, en  Kenia; Moatize, en Mozambique;  Malamulele en Sudáfrica.

Por lo mismo, y tras el lanzamiento, el libro también será vendido en formato digital, a través de la página web de la Fundación Africa Dream (www.africadream.cl)

El día del lanzamiento habrán  libros disponibles para que los asistentes los adquieran, previa donación.

 

De la Autora:

Viviana Zambrano Perroni, nació en Santiago de Chile. Aprendió a muy temprana edad que las palabras escritas eran sus mejores aliadas para expresarse. Apasionada por la vida, con alas para viajar, amante de los animales y aventurera del aprendizaje. Es psicóloga y ha dedicado su vida profesional al mundo de las organizaciones, inspirada por humanizar los espacios de trabajo. Directora de la Fundación Africa Dream, y del Capítulo Chileno de Capitalismo Consciente. Publicó en 2006 el libro de poesía “Viaje de la Luciérnaga”.

En sus viajes por el continente africano, Viviana Zambrano P. se ha sentido profundamente conectada con la vitalidad de la naturaleza y la geografía humana.  Para este libro, las fotografías fueron tomadas por la autora en Mali, en los poblados de Timbuktu, Mopti (orillas río Niger) y Segou, en las aldeas Banani y Sangha en la Falla de Bandiagara y en la aldea Yougapin. En su viaje por los Himalayas, Viviana Zambrano recorrió en Nepal: Katmandu, Pokhara, Tadapani, Ghandruk y Landruk. En Vietnam visitó las aldeas de la zona de Sa Pa. También estuvo en Buthan y Myanmar.

Acerca de Africa  Dream:

La Fundación Africa Dream es una organización sin fines de lucro liderada por un grupo  de chilenos enamorados de África, que creen firmemente en que la solidaridad no tiene fronteras.

Durante más de 11 años han trabajado bajo un modelo austero de financiamiento, donde su labor está dedicada a co-construir una mejor calidad de vida para las comunidades más pobres del África Subsahariana con un fuerte énfasis en la sustentabilidad. 

Lanzamiento Libro y Exposición de fotografías.

Martes 29 de Noviembre.

20.00 horas.

Centro de Conferencia, Casino Monticello.


Luchando contra la indiferencia consciente

benjasaladeclases

Cae la noche en Sichili y mientras reviso las noticias de mi país al otro lado del atlántico decido postear algunas fotos de mi experiencia en Facebook. La diferencia de horarios hace que muchos amigos y familiares vean las fotos cayendo la tarde y los likes no se hacen esperar, al igual que los comentarios de apoyo y felicitaciones por la labor realizada en este pequeño rincón del mundo.

Mientras leo los comentarios y contrasto con la precariedad de condiciones con las que lidiamos en el día a día, me pregunto dónde está toda esa gente que quiere ayudar. Me pregunto cómo se desvanece esa ayuda a lo largo de los kilómetros que nos separan desde el computador o celular desde donde son emitidos, y lo distinta que es la reacción cuando se busca un apoyo concreto hacia las comunidades de África.

Hoy en día todos están enterados y son conscientes de los males del mundo. Todos opinan acerca de lo precario del sistema previsional chileno, de las paupérrimas condiciones de los niños más vulnerables en el SENAME, del terrible hacinamiento en las cárceles, de las injusticias e inequidades en salud y educación, del calentamiento global, la deforestación, los refugiados de guerra que son tratados como escoria, etc. Las redes sociales y los medios desbordan con noticias que generan consciencia y que tal vez, se acompañan de una asistencia a una marcha multitudinaria o la firma de un petitorio a través de change.org

Pero la consciencia lamentablemente hoy es sinónimo de indiferencia. Quienes trabajamos en terreno, ya sea una semana en misiones o en voluntariados más largos, nos vemos enfrentados a las dificultades para conseguir apoyo real y recursos para las distintas misiones en las cuales nos embarcamos. “Ya di a otro”, “no gracias” o una simple mirada hacia el lado, son las respuestas más comunes a las que nos vemos enfrentados. Más aún, muchos no sólo se contentan con la indiferencia, sino que se suman a las críticas del “por qué ayudas aquí y no haya”, que la caridad parte por casa, que están haciendo turismo social, etc. Y al final del día no nos quedan más que los aportes de los familiares cercanos, amigos leales y quizás si los planetas se alinean, aparece un mecenas decidido a ser la excepción que confirma la regla.

Y esta realidad es peor en nuestra generación. Hemos visto como nuestras voces han sido calladas por la indiferencia en todo el mundo, tenemos claros ejemplos en el Brexit, el no de Colombia, y ahora en las elecciones de los Estados Unidos, en donde los jóvenes estuvieron en desacuerdo con lo elegido, pero viéndose sobrepasados por las abstenciones y por los adultos que, a diferencia de nosotros, sí están dispuestos a luchar por lo que quieren.  

De nada sirve salir a protestar después y llenar nuestro portal de Facebook y Twitter de lecciones morales acerca de por qué está mal lo que sucedió, cuando no luchamos para evitarlo en primer caso.

Dejemos de ser pregoneros de la justicia a través del computador y levantémonos para ayudar de verdad. Levántense que el mundo los necesita, ofrézcanse para ir a atender a la gente en situación de calle, vayan a hacer clases a escuelas vulnerables, cuiden su ambiente, de un tiempito de su vida y un puñado de sus recursos a quien sufre al lado o a quien sufre lejos. Dejemos de hacer oídos sordos a las enseñanzas de nuestros Cristos, Budas y Maomas, dejemos de mirar hacia el lado y creer que con un like basta, y comencemos a sumergirnos en el mundo que nos necesita.

“El activista no es el hombre que dice que el río está sucio. El activista es el hombre que limpia el río”

  • Ross Perot

Réquiem para Peter

Peter Towa tenía 44 años y de cierta forma representa lo mejor y lo peor de esta tierra de contrastes que es Sichili.

Dicen que hace años Peter era un hombre joven y alegre, que se le escuchaba cantar por las “calles” a toda hora y que siempre recibía con una sonrisa y una palabra de cariño a todo quien le conociese. Por esas razones Peter fue muy respetado y querido durante su vida, aún después de que la muerte de su primera señora lo hiciera caer en el alcoholismo.

De todos los enfermeros con los que trabajamos, Peter es sin duda quien más nos daba para hablar. Era motivo constante de discusión en las reuniones de administración y la revisión de su perfil en el comité disciplinario era rutina. El alcohol y la depresión lo hacían caer constantemente en faltas profesionales que más de una rabia nos hizo pasar. En cualquier lugar del mundo el habría perdido su trabajo. Pero en Sichili la simpatía y la lástima que ocasionaba su historia, junto con el hecho de que fuera el único proveedor para 9 hijos, hacían que constantemente se le perdonase.

Peter era como ese hijo problemático frente al cual sus padres no se rinden. La lucha contra el VIH, el alcohol y la depresión contrastaba con el cariño que mostraba a todos y su buena disposición para hacer cualquier trabajo, a cualquier hora. 

Se veía en él un intento genuino por mejorar y un cariño verdadero a todos, incluso hacia mí, pese a que numerosas veces le informé que estaba intentando expulsarlo debido a sus repetidas faltas. “Gracias por la sinceridad y las críticas. Está bien que me hable de frente doctor” me decía desafiante, pero no a modo de insubordinación, sino que como un niño que lleva promedio rojo pero que sabe que puede más y le dice a su profesor que lo lograra.

Debo admitir que tenía una relación especial con él. En cierta forma sabía que era un caso perdido y que no lograría vencer su adicción. Pero una parte de mí no quería darse por vencida. Pensaba que con la expulsión él tocaría fondo y se rehabilitaría, pero lamentablemente Peter se negaba ir a terapia por el hecho de dejar a su familia. Si todas nuestras luchas y alegrías en este lugar se encarnaran, sin lugar a duda lo harían en Peter. Y así fue hasta el último día de su vida.

Saliendo de la reunión del lunes un enfermero nos dice “doctor, una emergencia, es Peter”. Se encontraba inconsciente, traído por vecinos y familiares, quienes nos pasan una botella casi vacía que tenía veneno. “Se ha intentado suicidar” nos dicen sus seres queridos con clara preocupación. “No sabemos cuánto tiempo lleva así, lo trajimos apenas pudimos”. 

Tras el manejo inicial y la estabilización de Peter, pudimos estudiar con más calma el veneno que habría ingerido. Sin duda la tarea fue difícil, pues habría tomado más de dos veces la dosis letal, y nuestros recursos eran bastante limitados. A eso se tuvimos que sumar los problemas de salud que él ya tenía. Fue toda  una tarea titánica que minuto a minuto se hacía más pesada.

Tomamos turnos para vigilar al paciente, tal como lo hacíamos con todos las personas graves que hemos tenido, y tras unas difíciles primeras horas, el panorama parecía alentador. Peter se mantenía estable y retomaba a ratos la consciencia para responder algunas preguntas básicas. Se veía abatido, sin ganas de salir adelante, pero una parte de mi sentía que nuestro trabajo por mantenerle vivo lo conmovió. Estábamos en una etapa crítica. Si Peter lograba mantenerse estable por las próximas 24 horas, podíamos confiar en que lo peor habría pasado y estaría en condiciones para ser trasladado hacia un centro de mayor complejidad para soportar lo que se venía.

Lamentablemente a las 5:30 am el cuerpo de Peter Towa ya no dio más y nos dejó. El llanto fue generalizado en el hospital y en todo Sichili. Lo que vendría después no lo podría haber sospechado.

Como médico uno tiene rara vez la oportunidad de tratar a un ser querido o conocido en alguna situación de gravedad, es una responsabilidad que uno intenta rehuir lo más posible. A la vez, como médico, uno tiene rara vez la oportunidad de asistir al funeral de uno de sus pacientes. Nosotros tuvimos el terrible privilegio de vivir ambas. 

La ceremonia estuvo llena de gestos por parte de sus colegas, quienes nunca dejaron de rodear el cuerpo con sus uniformes. La procesión hacia el cementerio de su villa natal fue seguido por todo el pueblo. Ese día no hubo clases, nadie trabajó ni  se dedicó a nada más que no tuviese relación con la conmemoración de uno de los personajes más icónicos de Sichili. Las lágrimas corrían por los ojos de la gente de una cultura práctica, que rara vez muestran sentimientos profundos, y sin entrar más en detalle, más de alguna quiso caer por nuestros ojos.  

Descansa en Paz Peter, que tu recuerdo nos acompañe a quienes pasamos por Sichili.

“La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo”. Francois Mauriac. 

Donar ahora

Llámanos
+56 2 29 13 9616

Escríbenos
info@africadream.cl

Visítanos
Av. Apoquindo 3039 Piso 9 – Santiago
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google