http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled2.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled2.jpg

Donaciones con Sentido
¡Aquí!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/huertoslider.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/huertoslider.jpg

África Busca Voluntarios
¡Inscríbete Aquí!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled.jpg

Voluntarios Africa Dream
¡Haz click para conocernos!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/comunidad.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/comunidad.jpg

¡Hazte Socio!
¡Inscríbete Aquí!

Entrevista a Jairo Alberto: conoce a nuestro partner local en Kenia

Entrevista a Jairo Alberto: conoce a nuestro partner local en Kenia

On abril 21, 2019, Posted by , In Agronomía,Noticias,Opinión,Voluntarios, With No Comments

Jairo Alberto es colombiano, misionero y radicado en Kenia desde ha ya 17 años. La mayor parte de ese período ha estado en la tierra samburu, al norte del país, y en los últimos años, ha trabajado en la formación de futuros misioneros. Actualmente está en la granja de los 3000 amigos.

Desde su residencia en Ongata Rongai, cuenta que salir de Colombia para realizar su misión ha sido una gran experiencia y que por ello está muy agradecido con Dios y con la vida. En sus propias palabras, “no estoy por aquí porque sea un héroe, sino porque aquí encuentro belleza y alegría”.

En la siguiente entrevista, te invitamos a conocer más sobre su labor y su visión respecto a los actuales problemas del continente africano.

 

—¿Cómo se gestó la posibilidad de crear el Instituto de Misioneros de Yarumal y radicarse en ese país?

El instituto de misiones extranjeras de Yarumal (Imey) nació hace ya muchos años. Eso fue en 1927, en Colombia. Yarumal es el pueblo donde nos fundaron. Miguel Ángel Builes, que había sido sacerdote y era ya también obispo, se dio cuenta que había mucha gente olvidada, que carecía de lo mínimo y que tenía por lo demás hambre honda de Dios.  Pensó tanto en eso que no se pudo quedar quieto y así fundó el Instituto. para ponerse al servicio de todos esos hermanos y hermanas.

Nosotros queremos estar donde haya pobreza y donde el mensaje de Jesús todavía no se conozca. Donde se crucen esas dos coordenadas, ahí reconocemos nuestro lugar. Es por eso que vinimos a Kenia en 1982 y nos fuimos para la tierra samburu, que en este país es de las más remotas y olvidadas.

 

—¿En qué consiste la labor del instituto en la zona? ¿Por qué Kenia es el país elegido para funcionar?

Nosotros trabajamos por el proyecto de Jesús. Queremos unir nuestras fuerzas a las suyas para que muchos más se alegren, vivan una vida digna, saludable, se reconozcan incluidos y tengan todo lo que necesitan. Es por esto que haciendo nuestro trabajo como misioneros nos ven haciendo amistad y acercándonos a la gente, especialmente a los más lejanos; nos encuentran hablando de Jesús; nos sorprenden haciendo un pozo de agua y construyendo una escuela, haciendo de ambulancia y hasta de médico para muchos, promoviendo a la mujer y trabajando para que la gente viva mejor… La Evangelización tiene que ver con todo lo que sea humanidad y humanizar… en esas estamos. Elegimos a Kenia porque las coordinadas de nuestro carisma se cruzan en muchos lugares de este paìs.

 

—¿Cuál es su visión respecto a la actualidad de África? ¿Cuál cree usted que son los principales desafíos del continente?

África es como una muchacha, uno se enamora de ella y todos los días descubre muchas más cosas lindas en ella. Uno no se cansa y no se quiere ir, y siempre se quiere quedar otro rato. África son muchas áfricas, está llena de color y diversidad y nos dice que el mundo no es plano ni cuadrado, sino que el centro está donde uno se detenga y ame la gente. Aquí la gente ama la vida. Aquí la gente da la bienvenida y los que llegan son una bendición. Aquí la gente mira a la cara y se deja mirar a los ojos. Eso enamora.

África está llena de desafíos.  Hay hambre, guerras, pobreza… En gran parte esto lo hemos producido desde afuera, muchas veces por deseos de explotar los recursos de este continente y muchas veces sencillamente porque lo hemos ignorado y hecho un cero a la izquierda. África está llena de resiliencia y aquí la humanidad encontrará posibilidades. Gracias al África el mundo no se agotará. África, su gente y sus riquezas, representa futuro para el planeta.

 

—¿Por qué es importante contar con profesionales voluntarios que viajen desde otros países?

Es muy importante venir y ponerse al servicio. Uno viene con lo que tiene, con lo que sabe hacer, y con eso se entra en el corazón de la gente. No hay que estar sobre cualificado, hay que tener el corazón grande y dar lo poco o lo mucho que se tiene. Y hay que venir no para salvar a alguien, sino para aprender y mirar el mundo con otros ojos, ojos africanos, para darnos cuenta de que nuestros propios países pueden ser mejores, que estamos enfrascados y que nos agotamos.

Uno viene a dar y resulta recibiendo tanto. Uno va percibiendo que más que dar, lo que se necesita es recibir. Damos, damos, damos y puede que no pase nada; recibimos, y la gente que nos da encuentra dignidad, estima, valor, se siente gente. Sí, hay que venir a dar, pero sobretodo a recibir. Cuando dejo al otro con su don en las manos y no recibo, atranco su humanidad y se esfuma todo lo que pretendo darles.  No venimos porque somos más, venimos porque somos gente y la gente quiere dar y recibir, quiere comulgar uno con otro, porque estamos sedientos unos de los otros.

Lo que sí es muy importante para venirse es cuidar la propia alegría; es esa alegría lo mejor que podemos ofrecer, y mientras más damos alegría, más nos alegramos. Pongo el énfasis en que no es necesario ser profesional, sino ser humano, ser gente sin añadidos, simple y buena como agua humilde que corre.

 

—¿Cuál es el valor que adquiere un voluntario al vivir una experiencia de ayuda en África?

No se puede venir aquí con un sistema inmunológico perfecto, hay que dejarse contagiar. No hay que disimular la propia vulnerabilidad, y eso es lo mejor que nos puede pasar al venir: dejarnos tocar por esta gente, por esta cultura.

Salir al encuentro de otros nos transforma, nos hace ser lo que somos en lo hondo, nos da autenticidad, y esto no es así no más, sino que se sufre, se quiere rechazar. Uno muchas veces se quiere ir, hay choques culturales, pero vale la pena: al final el gusano que vino volverá mariposa libre y volando alto. Creo que el servicio a los otros sea la crisálida que asegura esa transformación.

 

—¿En qué consiste el proyecto de ecogranja? ¿Cuál es su valor para la comunidad?

No podemos entender evangelización sin comida. A Jesús le importaba el hambre y nosotros, que trabajamos por su proyecto queremos que la gente coma bien. Hay hambre por aquí. Qué bueno tener una granja que produzca, que inspire a todos a producir, que enseñe cómo cultivar y criar animales, que muestre formas de cultivar en los desiertos y donde no hay recursos. Por eso es que empezamos con esta granja de los 3000 amigos y queremos hacerlo cuidando la naturaleza, cuidando la casa común y la salud de la gente. Por esto es eco-farm.

Esta es una realidad todavía muy incipiente. Agradecemos tanto a Gabriel, y próximamente a Mariluna, que nos quieren dar un empujón, que quieren ayudarnos a montar los cursos y el aprendizaje, que quieren no sólo estar aquí sino replicar esta granja en tantos lugares de la tierra samburu.

 

—¿Qué mensaje le enviaría a nuestros socios?

Ustedes son Africa Dream… Dream, soñar.  Sí, hay que soñar y crear un mundo nuevo. El sueño es una semilla, hay que cuidar las semillas, hay que cuidar los sueños… y hay que cumplir los sueños, darles cabida, obedecerlos, creer en ellos… Con ustedes también nosotros queremos soñar.

 

—¿Cuáles son las proyecciones para el instituto y la congregación en este país? ¿Se maneja la posibilidad de aportar en otro lugar?

Pole pole  ndio mwendo… Despacito se va yendo…. Sí, queremos llegar más lejos… hay mucha gente esperando y nos están llamando.  Necesitamos fuerza, ustedes son parte de esa fuerza.  Aquí queremos pasar la vida entera. Vengan y juntos vayamos más lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donaciones con Sentido!

Mas info!