http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled2.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled2.jpg

Donaciones con Sentido
¡Aquí!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/huertoslider.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/huertoslider.jpg

África Busca Voluntarios
¡Inscríbete Aquí!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2017/12/Untitled.jpg

Voluntarios Africa Dream
¡Haz click para conocernos!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/comunidad.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/comunidad.jpg

¡Hazte Socio!
¡Inscríbete Aquí!

Un año de voluntariado

Un año de voluntariado

On December 13, 2017, Posted by , In Medicina,Noticias, By ,,,, , With No Comments

Por Pamela Herrera

Voluntaria Médico, Fundación Africa Dream

Sichili, Zambia, 2017.

 

No puedo creer que ya estamos finalizando noviembre. Ya está terminando el año y vamos en cuenta regresiva. La experiencia aquí ya se termina y debo decir que tengo sentimientos encontrados; por un lado tengo ganas de volver a ver a mi familia y amigos, por otra parte no quiero dejar esta villa que ha sido mi hogar por un año.

 

El año ha pasado volando, mas rápido de lo que nunca hubiese pensado, y a pesar que en momentos quise dejar todo y volver a la comodidad de mi hogar, hoy me encuentro en la melancólica agonia del fin del voluntariado.

 

Ya no hay tiempo suficiente para todo lo que quiero hacer, ahora empiezo a prepararme para dejar atrás todo lo que he vivido.

 

Durante este año he conocido una forma de vida distinta, con distinta cultura y distinta forma de pensar, la cual  a veces ha sido chocante, a veces fascinante y  a veces ambas. Me han enseñado de la cultura local y me he empapado en su comida tradicional, he aprendido sobre sus creencias de hechicería y he debido luchar contra ellas para dar un buen tratamiento. He recibido alegatos por no creer que un paciente tiene espíritus y he recibido gestos de gratitud por “salvar” a sus familiares. Pacientes que no me han creído las causas de su enfermedad y otros que han creído que Dios los salvará y han dejado todo tratamiento de lado. La lucha contra las creencias tradicionales no solamente ha sido con la gente que viene a tratarse, si no también con el personal de salud, lo cual me ha traído mas de alguna vez dolores de cabeza.

 

Pero más allá del hospital, hemos pasado tardes escuchando sobre las costumbres locales, conversando temas con respecto a la pareja, al matrimonio, al amor y la religión y cómo todas estas van cambiando según la tribu. Nos hemos adaptado a lo que ellos consideran bien o mal y también hemos inevitablemente juzgado según nuestra forma de ver la vida.

 

Hemos pasado por la temporada lluviosa y temporada seca, por el calor arrasante del verano y el frío no tan frío de la noche invernal. He visto los cambios de la naturaleza en sólo días,  me he maravillado con el sol naranjo y he vivido su atardecer sentada en un estanque de agua. He compartido con gente de los distintos pueblos aledaños. haciendo clases bajo un árbol y he aprendido a hacer máscaras de las cortezas de los árboles por un hombre de la tribu lubale que ha dedicado su vida a eso.

 

He comido frutas de nombres que no puedo recordar, he probado orugas, hongos, nshima y otros vegetales que no existen en mi país, sólo para contentar a los atentos anfritiones, y me he deleitado ante sus risas cuando intento pronunciar una palabra ni remotamente parecida a mi idioma. He vivido tanto y tan poco, estoy empezando a conocer lo que es su vida y su forma de pensar y ya me voy yendo, con la incertidumbre de si alguna vez volveré a ver a este pueblo y esta gente que me ha recibido durante un año.

 

Me encuentro en un lugar que nunca imaginé que alguna vez me encontraría y dentro de todas las frustraciones, tristezas y alegrías siento que este pueblo me ha enseñado mucho más de lo que nunca les podré entregar.

 

Este es un año que quedará marcado a fuego en mi memoria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Donaciones con Sentido!

Mas info!