http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/09/foto-slider-3-1.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/09/foto-slider-3-1.jpg

Quiénes Somos
¡Conócenos!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/huertoslider.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/huertoslider.jpg

África Busca Voluntarios
¡Inscríbete Aquí!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/11/slider-voluntarioschile.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/11/slider-voluntarioschile.jpg

Voluntarios Africa Dream
¡Haz click para conocernos!

http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/comunidad.jpg http://africadream.cl/wp12/wp-content/uploads/2016/08/comunidad.jpg

¡Hazte Socio!
¡Inscríbete Aquí!

El Conejo y el Sombrero

El Conejo y el Sombrero

On January 22, 2017, Posted by , In Uncategorized, With 2 Comments

Por Benjamín Morel

Médico voluntario en Sichili, Zambia (año 2016)

Ya ha pasado un año desde que comenzó mi aventura en Zambia, y mientras recibo a los nuevos voluntarios para realizar el traspaso no puedo evitar evaluar todas las experiencias que he vivido este año. Las alegrías, las tristezas, la melancolía, los aprendizajes, etc. Difícil es poder explicar tantas emociones que todavía no logro entender completamente, y la tarea se hace más difícil aún cuando los nuevos voluntarios intentan desprender de nosotros algunos de nuestros aprendizajes y vivencias de este año. Puedo decir con toda sinceridad de que me siento completamente ignorante de mi mismo en este minuto.

Pero aquella ignorancia no es por alguna limitación cognitiva. En cierta manera es una ignorancia electiva. Es comer con los ojos vendados y disfrutar el sabor sin saber exactamente lo que se esta probando, para luego decantar poco a poco lo que fui disfrutando. Es volverse en aquel niño maravillado que ve un conejo saliendo de un sombrero, sin intentar descubrir el truco sino más bien disfrutando del espectáculo boquiabierto dejando la remota posibilidad en mi cabeza de que la magia realmente existe.

Y ahora estoy en la plataforma esperando pacientemente aquella locomotora que me ha de llevar de vuelta a casa por un camino distinto por el que me vine, y veo a los nuevos voluntarios ansiosos de subir hacia aquel tren que no saben a donde los ha de llevar. Podría comentarles como es el camino, podría decirles lo que ha de venir, podría advertirles de los peligros para que estén preparados. Podría decirles que el conejo está debajo de la mesa en donde se apoya el sombrero y explicarles cada truco que ha de venir en el show para que lo entiendan mejor. Pero… ¿para qué arruinar un buen espectáculo con un sobre valorado entendimiento, y no dejar que su viaje sea único, a su manera?

Quizás el día de mañana parado en la plataforma nos encontremos tu y yo, en direcciones opuestas, perpendiculares, cruzadas o similares. No me cuentes de tu viaje, no me hagas ir a los mismos restaurantes que tu, no evites que cometa algunos errores triviales en la absurda manía de buscar la perfección en cada experiencia. Aconsejame como aquel oráculo que permite la libre interpretación de lo inevitable, comparte tus alegrías y sabiduría sin trazar un camino predestinado, déjame maravillarme con el conejo que habrá de salir en la próxima estación y recibe con cariño las historias que he de contarte.

Con este escrito me despido de un año de crónicas, reflexiones y experiencias, gracias a todos quienes me leyeron y a través de ello compartieron mis vivencias. A todos ustedes les prometo que desde Chile seguiré escribiendo desde cada estación, desde cada iluminación y destello de genialidad que me permita entender poco a poco lo que he vivido en estas 20 crónicas zambianas.

Por qué no aceptar lo que estaba ocurriendo sin pretender explicarlo, sin sentar las nociones del orden y el desorden?

– Julio Cortázar

WhatsApp Image 2017-01-12 at 11.55.13 AM WhatsApp Image 2017-01-08 at 8.40.29 AM

2 Comments so far:

  1. Pía Repetto says:

    Gracias Max, por acercarnos a una realidad lejana, pero que muchas veces creemos que no existe, que “exageran” y que por estar a miles de kilómetros no nos afecta.
    Seguirás tu viaje aquí, allá, en todas partes, porque eres un gran médico!!!!
    Cariños y buen retorno a casa.

    • Consuelo Montero says:

      Gracias precioso….!
      No me canso de leerlo porque sus crónicas son cada día más profundas, más atractivas y me dan alegría y paz…a pesar de lo que trasparentan en ese mundo tan pobre, pero tan alegre!
      Lo felicito y buen viaje..! Besos, Co.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *